Warriors no podrán volver siquiera a campaña para el olvido

111

Tras disputar cinco finales consecutivas de la NBA, los Warriors difícilmente pudieron haber esperado un desenlace tan extraño y decepcionante en la presente campaña, durante la cual inauguraron su reluciente casa, el Chase Center de San Francisco.

Golden State tuvo la peor foja de la NBA, 15-50, con un plantel conformado principalmente por ilustres desconocidos, noche tras noche.

Kevin Durant se marchó; Klay Thompson no tuvo actividad tras someterse a una cirugía por la ruptura de un ligamento de la rodilla izquierda, sufrida en el sexto partido de la final pasada ente Toronto, el eventual campeón; Stephen Curry se fracturó la mano izquierda.

Andrew Wiggins llegó y jamás pudo mostrar su talento estelar, lo mismo que el resto de un elenco improvisado. Luego, la pandemia de coronavirus frenó el deporte profesional en Estados Unidos.

Así que los Warriors ni siquiera podrán volver a la cancha una vez que se reanude la temporada. Son uno de los conjuntos que quedaron eliminados cuando la Junta de Gobernadores de la NBA aprobó un formato de 22 equipos para retomar la actividad el mes próximo.

“Todos reconocemos que hay asuntos mucho más importantes y demandantes ahora en nuestro mundo, que deben ser atendidos y corregidos”, dijo el gerente general Bob Myers, mediante un comunicado.

“El basquetbol es secundario en este momento. Sin embargo, ayuda tener una resolución definitiva de nuestra temporada. Podemos enfocar nuestros esfuerzos en prepararnos para la campaña de 2020-21 e, idealmente en colocarnos en una posición que nos permita ser un equipo exitoso. En muchos aspectos, pese a nuestra foja de triunfos y derrotas, tuvimos una temporada productiva este año”.

A continuación, algunas conclusiones de una campaña para el olvido, en la que se cortó una racha de siete apariciones consecutivas de Golden State en los playoffs.