Vuelve la NBA, con más suspenso y ambiciones angelinas

170

Durante los últimos cinco años, la final de la NBA ha regresado al mismo lugar. Se trata de la mayor racha de ese tipo que haya involucrado a una localidad en la Conferencia del Oeste.

Ahora, LeBron James y Anthony Davis quieren que la serie por el título vuelva a Los Ángeles. Lo mismo desean Kawhi Leonard y Paul George, los astros del otro equipo de la ciudad.

Los Warriors de Golden State parecen debilitados, y por doquier hay equipos que cuentan con una dupla de astros en sus filas. Por lo tanto, la temporada 2019-20 de la NBA parece una historia de suspenso, a diferencia de las predecibles campañas anteriores.

Los dos equipos de Los Ángeles tratarán de darle a su temporada un final digno de Hollywood.

Cuando finalizaron las transacciones de jugadores, el ganador fue el Staples Center, según notó el propio James. Ese recinto será la casa de dos candidatos al título: Los Lakers, tal como ocurría hace algunos años, y los Clippers, una auténtica novedad.

“Coincido con lo que dijo Bron”, dijo George. “El Staples Center es el lugar donde uno querrá estar, con el equipo que tenemos y el que ellos tienen”.

El norte de California había acaparado el boleto de la Conferencia del Oeste para la Final en los años recientes. Golden State conformó una dinastía en el área de la Bahía de San Francisco.

Pero Kevin Durant se ha ido, Klay Thompson convalecerá largamente de una lesión, y ni siquiera la puntería más afinada que pueda encontrar Stephen Curry parece suficiente para que la racha se mantenga.

No lo fue en la campaña anterior. Durant y Thompson estaban lesionados en la final, y Leonard llevó a Toronto hacia el primer campeonato en su historia.

Ahora, se ha unido a George, otro jugador originario del sur de California, para ilusionar a los Clippers, quienes nunca han avanzado más allá de la segunda ronda de los playoffs pero se consideran favoritos al cetro.