VIDEO: La otra cara de Bruce Lee: la historia del deportista que nunca perdió una pelea

140

Bruce Lee es conocido por muchos de nosotros como una de las más grandes estrellas que el cine jamás haya tenido, su breve filmografía lo convirtió en el actor más taquillero de Hollywood, aún siendo extranjero. Su genialidad en la práctica de las artes marciales también lo convirtieron en un ‘influencer’ de su época, pues millones se enamoraron gracias a él de las artes marciales.

Pero hay una faceta más desconocida de Bruce Lee: su lado competitivo, ese que lo llevó a ser un deportista de elite que, hasta ahora no ha tenido paralelo. Seguramente se revelará en la serie documental Be Water de ESPN, pero cuenta la leyenda que Bruce no perdió una sola pelea en su vida: ni en el colegio, ni en un bar y mucho menos en Operación Dragón.

No existe mucha documentación de las peleas ‘oficiales’ de Bruce Lee, sin embargo se conocen tres historias incoe´les que nos hablan de su competitividad:

Pelea con Yoichi Nakachi
Un ex compañero de la preparatoria de Bruce en Hong Kong con el que creo una fuerte rivalidad debido a la diferencia de sus estilos. Bruce aceptó pelear contra él con reglas claras: tres asaltos de dos minutos, y si uno era derribado, se pondría fin a la pelea; además si una persona no podía continuar, el contrincante pondría fin a la lucha.

El combate se decidió rápido con una serie de bloqueos y patadas de Bruce que hizo que Yoichi retrocediera hasta la pared, una vez ahí, Bruce lo cazó hasta darle una patada en el abdomen que le causó la rendición.

Pelea con Wong Jack Man
Según comentó su viuda, Linda Emery, la comunidad china le dio un ultimátum a Bruce para que dejara de enseñar sus tradiciones a los que no fueran chinos, a lo que se negó rotundamente; esto le valió ser retado por Wong Jack Man, uno de los exponentes tradicionales más destacados en ese momento. Las reglas las eligió Bruce, quien era el retado, y las reglas eran que no había reglas… todo valía.

Bruce derrotó a Wong Jack, pero según él mismo, en más tiempo de lo que esperaba y debido a ello se propuso mejorar su desempeño con prácticas más radicales que a la vez derivaron en el Jeet Kune Do, su estilo personal.