Trabajadores inmigrantes de NY ahogados en deudas centran sus esperanzas en ley estatal de impuesto a los más ricos

393

El proceso de reapertura progresiva de la economía en Nueva York, que podría pasar a la Fase 4 en pocos días, no ha significado un mayor cambio para el  jornalero mexicano Pedro Peña, que al igual que miles de trabajadores inmigrantes acumulan cuatro meses de deudas, amenazas de desalojo de sus viviendas y un futuro incierto. Ahora, solo aguardan por legislaciones locales y estatales que puedan dar alivio financiero a la catástrofe que viven sus familias.

Peña se unió este jueves a una concentración de la ´Coalición de los Trabajadores Excluídos’ que agrupa a más de 94 organizaciones, que entre otras peticiones exigen la aprobación de una ley estatal que obligaría al selecto club de 112 multimillonarios del estado a pagar un impuesto a la riqueza que permita financiar una estrategia de alivios a los inmigrantes, que no fueron incluidos en los planes de estímulo del Gobierno federal ante el cierre económico para contener el coronavirus.

“Como trabajador de la construcción al igual que cientos de mis compañeros, de nada ha servido la reapertura porque igual no hay trabajo. Muchos patronos piensan que nosotros no nos sabemos cuidar del coronavirus. Otros se aprovechan de la situación para pagarnos menos. Por eso es vital, es humano, que se aprueben medidas que nos den un oxígeno. Muchos estamos a punto de quedarnos en la calle, por las deudas con la renta”, narró el obrero de la construcción mexicano con 12 años residenciado en Nueva York.

Como parte de esta demostración, un grupo de 100 trabajadores de varias ramas iniciaron un ayuno por 24 horas en la Plaza Madison, en Manhattan, a pocas cuadras de la residencia de Jeff  Bezos, el  magnate dueño de Amazon, como una forma de presionar simbólicamente al gobernador Andrew Cuomo y a legisladores locales y estatales a aprobar leyes que lancen un salvavidas a los más vulnerables, cargando un nuevo  impuesto a los más privilegiados.

“No estamos pidiendo limosna”

Ana Ramírez, líder de ‘Comunidades por el Cambio de NY’, consideró injusto que mientras miles de empresarios millonarios se han hecho más ricos con  la pandemia, los trabajadores indocumentados que movieron la economía y se convirtieron en factores esenciales en medio de la emergencia de salud pública, no han sido incluidos en ninguna estrategia que les permita sobrevivir.

“Señor gobernador, yo soy una indocumentada, llevo doce años en este país pagando impuestos, trabajando de manera honesta y lamentablemente perdí mi trabajo. Nosotros no estamos pidiendo una limosna. Somos parte fundamental para la economía de este país”, exclamó Ramírez.

Los propulsores de la eventual modificación tributaria estiman que si se aplican tasas impositivas a los valores ponderados del crecimiento de la riqueza anual, de más de un centenar de ricos, se podría crear un fondo de $3 mil 500 millones de dólares para los inmigrantes que fueron sacados de la lista de los cheques de ayuda federal y no reciben beneficios de desempleo por no tener papeles.

Con base a los cálculos preliminares, se estima que a las manos de cada familia que vive dificultades para comer, transportarse y están al borde de ser desalojados de sus casas, puede llegar un monto de $3,000 a $3,500 mensual, diseñado como parte de un plan general de estímulo económico, mientras la emergencia siga pasando factura a los más vulnerables.

“¡No protejamos más a los ricos!

La legislación está siendo promovida por la senadora estatal colombo-americana Jessica Ramos y la asambleísta de origen dominicano Carmen de La Rosa. Además cuenta con el respaldo de organizaciones como Make the Road NY (MRNY), Comunidades por un cambio NY y múltiples alianzas de trabajadores domésticos, agrícolas, manicuristas y vendedores ambulantes.

A propósito de esta demanda, la legisladora De La Rosa aseveró que “¡es suficiente! Debemos dejar de proteger a los ricos a expensas de nuestras familias trabajadoras, es hora de  garantizar que los trabajadores esenciales y excluidos tengan acceso al apoyo financiero que necesitan”.