Solo Jordan supera la fortuna de este ex NBA que alcanza los US$600 millones

78

El ex baloncestista segundo de Michael Jordan en patrimonio no es Magic Johnson o Kobe Bryant. Se trata de Ulysses “Junior” Bridgeman, que no llegó a ser una gran figura en la liga. Pese a todo, posee una fortuna de 600 millones de dólares. Todo gracias a su próspera carrera como empresario de la restauración.

Junior Bridgeman, un jugador que militó en la NBA entre 1975 y 1987. Fue elegido en el puesto 8 del draft por Los Ángeles Lakers, pero lo traspasaron a los Milwaukee Bucks junto a otro jugador por una de las grandes leyendas de la NBA, Kareem Abdul-Jabbar. Su carrera fue bastante más discreta, aunque no estuvo del todo mal.

En sus trece temporadas promedió 13,6 puntos y 3,5 rebotes por partido saliendo casi siempre desde el banquillo, pero se ganó a la afición de los Bucks y, cuando colgó las botas, la franquicia llegó a retirar su camiseta con el número 2.

Entre 1984 y 1986 militó también en Los Ángeles Clippers y fue precisamente mientras residía en la ciudad californiana cuando se fijó en la cadena de restaurantes de comida rápida Wendy’s, una de las más populares de Estados Unidos.

Trabajó en Wendy’s siendo jugador

Llegó incluso a trabajar en uno de los establecimientos para comprender el funcionamiento de la franquicia siendo jugador de los Clippers. La realidad es que no lo necesitaba económicamente, ya que en aquella época tenía un salario de 350.000 dólares, suficiente para llevar una buena vida, pero no para dejar de preocuparse por su futuro.

Al principio, esto causó un poco de confusión entre los fanáticos, porque se lo vería trapeando los pisos o volteando hamburguesas en la parrilla. Alguien que lo había reconocido llamó a una estación de radio local lamentando el hecho de que el ex jugador de los Bucks aparentemente estaba haciendo un trabajo de baja categoría tan rápido después de la jubilación. Su situación definitivamente era mucho mejor que eso, aunque no era perfecta. Lo mejor que hacía Wendy era sobre el promedio, pero algunas de las otras cadenas estaban fallando.

No pasó mucho tiempo antes de que su enfoque práctico comenzara a contagiar a sus empleados. Más importante aún, se aseguró de que entendieran que todos eran miembros de su equipo. En sus propias palabras, “ganamos como equipo y perdemos como equipo”. Con esa mentalidad, comenzó a ver aumentar las ganancias en todos sus locales, que pronto comenzaron a dispararse, y utilizó ese efectivo para comprar aún más franquicias.

Cinco tiendas se convirtieron en diez, y luego en veinte, y luego en cien. Continuamente invirtió sus ganancias en su negocio y se convirtió en el segundo mayor operador de Wendy en los Estados Unidos. Las hamburguesas no eran lo único que hacía, ya que Bridgeman Foods también poseía una gran cantidad de tiendas de chocolate Chili, Fannie May, Blaze Pizza y muchas otras franquicias minoristas diferentes. Solo uno de esos generaba más ventas totales que el mejor año de su carrera en el baloncesto.

Actualmente es presidente y CEO de Bridgeman Foods Inc., un conglomerado cuyo uno de sus últimos movimientos fue crear en 2017 Coca-Cola Heartland Bottling Company, la empresa de embotellamiento del famoso refresco.