Salud Pública y Sociedad de Cardiología iniciarán plan para reducir las muertes por infartos

223

Como parte de una investigación que incluirá a 300 pacientes de 16 hospitales públicos que presenten infarto agudo de miocardio, el Ministerio de Salud Pública y la Sociedad Dominicana de Cardiología, comenzarán un plan piloto, que consiste en la administración de un trombolítico que se espera evite que la persona muera por el evento isquémico.

Con esos fines, el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, y el presidente de la Sociedad Dominicana de Cardiología, Fausto Warden Taveras, firmaron un acuerdo, que además, tiene la intención de definir una estrategia nacional para las personas que se infarten, de manera, que puedan ser sometidas a una cirugía de cateterismo antes de las 24 horas de presentar la condición de salud.

La iniciativa es del doctor Fulgencio Severino, coordinador del Programa de Reperfusión, y de la residencia de cardiología del hospital Salvador B. Gautier, quien dijo que desde el 2014 las sociedades médicas cardiovasculares están promocionando esa iniciativa, que quiere decir que los pacientes reciban primero el farmacotrombolítico y luego se puedan enviar a la sala de cateterismo cardíaco con más tiempo, para que el paciente tenga mejores resultados.

Contó que al día de hoy ocurre que los pacientes se infartan, se atienden con medicamentos en las comunidades y se envían tardíamente a la sala de cateterismo cardíaco y eso solo sirve para hacer dinero, pues no sirve para salvar vidas ni tampoco para reducir las enfermedades que se producen por el infarto, como es la insuficiencia cardíaca.

También está el inconveniente para los pacientes, ya que en el país solo existen 11 centros asistenciales con salas de hemodinamia, es decir, preparados para que se practiquen cateterismos y no todos trabajan 24 horas no todos los días de la semana. Sánchez Cárdenas espera reducir la mortalidad en pacientes con infarto agudo de miocardio a través del trambolíticoel cual se suministrará de manera gratuita.

Sobre el particular, Sánchez Cárdenas explicó que como la infraestructura nacional no dar para cubrir a todos los ciudadanos del país de llegar a una sala de hemodinamia, sin embargo, todo indica, por las observaciones y el manejo que los cardiólogos tienen, que con esa terapia se podrá lograr la reducción de la mortalidad en forma significativa e incluso prever daños en los sobrevivientes de infarto al miocardio. El proyecto se usará como parte de una investigación que incluye 300 casos, que serán seguidos por un protocolo y a partir de la conclusión, van a ver como extender el plan, según los resultados.