- Publicidad -

Primer periódico digital de La Vega

InicioInternacionalesRusia y Ucrania sellan un acuerdo para desbloquear el comercio del grano

Rusia y Ucrania sellan un acuerdo para desbloquear el comercio del grano

- Publicdad -

Los delegados militares de Rusia y Ucrania han forjado este viernes su primer acuerdo exitoso desde el inicio de la invasión a gran escala rusa sobre territorio Ucraniano. El palacio estambulita de Dolmabahçe ha sido el escenario de un pacto, firmado a dos bandas, que debería permitir que a partir del mes que viene millones de toneladas de cereales atrapadas en silos ucranianos puedan salir por mar a los países compradores.

Turquía, uno de los tradicionales importadores de trigo ucraniano y país por el que deben pasar los cargueros antes de salir al Mediterráneo, ha pasado meses tratando de cerrar este pacto y tendrá un rol importante en su materialización. Los últimos flecos del texto se cerraron en las horas previas a la ceremonia de firma, en la que cada delegación, compareciendo por separado, firmaron documentos distintos en los que se comprometieron con Turquía y con la ONU.

«Hoy hay una gran esperanza en el Mar Negro», declaró el secretario general de la ONU, António Guterres, quien agradeció al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, su «perseverancia» para conseguir el acuerdo, que «se enfoca en lo que importa más a la población del mundo. Es un acuerdo para el mundo, que puede traer alivio para países en desarrollo», zanjó.

- Artículos patrocinados -

Según explicó Guterres, el pacto «sin precedentes» entre rusos y ucranianos se traducirá en el establecimiento de un centro de coordinación, que comprobará la mercancía de los buques, y en la creación de un grupo de trabajo que «facilite el acceso sin impedimentos de alimentos y fertilizantes de Ucrania y Rusia a los mercados internacionales». Erdogan, quien ha agradecido a los presidentes Volodimir Zelenski y Vladimir Putin «liderazgo» durante la negociación, ha situado dicho centro de coordinación en Estambul.

«Este paso evitará una subida de precios», subrayó el dirigente turco. «Contribuiremos al control del incremento del precio de los alimentos». «Estamos evitando el perjuicio contra millones de personas en Oriente Próximo y África. Es importante proporcionar alimentos y seguridad al mundo», enfatizó. Erdogan finalizó su discurso reivindicando sus esfuerzos como mediador y abogando por la «negociación y la diplomacia». «No hay ganador, todo el mundo pierde con este conflicto», dijo.

Síntoma de la enorme desconfianza que reina entre ambos países, y de lo lejos que está todavía el fin de la guerra de Ucrania, los representantes no firmaron el mismo documento del acuerdo, sino compromisos paralelos con la ONU y con la mediadora Turquía. A tal efecto, primero entró en el salón de conferencias el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu; tras firmar y abandonar la sala, entró el ministro de Infraestructuras de ucrania, Oleksandr Kubrakov, quien hizo lo propio.

La implementación del acuerdo está llena de retos. El primero es mantener el alto al fuego en el Mar Negro al que Rusia se ha comprometido, a cambio, según se desprende de lo publicado, de que su comercio de fertilizantes se beneficie del mecanismo creado. Myjailo Podolyak, consejero presidencial ucraniano, ha asegurado en una serie de trinos que «en caso de provocaciones, habrá una respuesta militar inmediata» por parte de Ucrania.

El dispositivo de exportación de cereales ucranianos comenzará en tres puertos; Odesa, el principal, Pivdennyi y Chornomorsk, en la misma región. En el acto de firma no se ha especificado cómo se intervendrá sobre las minas navales que hay en la zona, y de cuya instalación Rusia y Ucrania se acusan mutuamente. En todo caso, barcos piloto se encargarán de guiar a los mercantes a través de las aguas minadas. Según Podolyak, ningún barco ruso penetrará en aguas ucranianas.

Se estima que hay 25 millones de toneladas de grano aguardando en silos ucranianos para ser exportado. La cantidad puede crecer pronto con la llegada del tiempo de cosecha. Turquía y Rusia exportar conjuntamente un tercio del trigo y la cebada que se consume en el mundo, y más del 70% del aceite de girasol. A esto hay que sumar los fertilizantes, una preocupación de Rusia. La otra era controlar la carga para evitar la entrada de armas por vía marítima. Este control será en Estambul.

Estados Unidos acoge con escepticismo el acuerdo para la exportación de cereal de Ucrania

El Gobierno de Joe Biden ha recibido con optimismo, pero también con escepticismo, los acuerdos entre Ucrania, Rusia y Turquía para que Moscú desbloquee las exportaciones de cereal del primero de esos países. «Estados Unidos se alegra por los acuerdos y felicita al presidente turco Recep Tayyip Erdogan y al secretario general de la ONU António Guterres», ha declarado hoy el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, en una rueda de prensa en la que, sin embargo, se cuidó mucho de echar las campanas al vuelo.

«El diablo está en los detalles», ha dicho Kirby, usando una expresión muy común en Estados Unidos. «Que los acuerdos tengan éxito o no depende de Rusia», ha añadido, en referencia a que Moscú permita a los barcos salir de Ucrania. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional también ha insistido en que «Estados Unidos no es parte de este acuerdo», una frase que oscurece el hecho de que, para que el pacto funcione, Washington tendrá que permitir la financiación de las exportaciones rusas y bielorrusas de fertilizante.

Esa es la segunda pata del entendimiento, de la que hasta ahora no se ha hablado nada. Según el Departamento de Estado, lo único que ha hecho Washington ha sido clarificar el régimen de sanciones, de modo que quienes financien compras de fertilizantes rusos o bielorrusos sepan bajo qué circunstancias pueden realizar esas operaciones sin el riesgo de exponerse a las sanciones

Artículos patrocinados

- Publicidad -
Publicaciones recomendadas
- Publicidad -