Pelotero cubano espera segunda oportunidad para demostrar casta de Grandes Ligas

631

Los accidentes humanos han marcado la existencia de Héctor Olivera, un Pelotero Cubano que desde la firma de un pacto de 62,5 millones de dólares y los ojos de las Grandes Ligas aterrizarán en este Santiago que ahora contempla una carrera en la cuerda floja.

Pero Olivera está dispuesto a poner su futuro en la tierra y ha comenzado el lento proceso de reconstrucción de su imagen, después de los problemas de presunta violencia doméstica y los informes no totalmente positivo sobre su ética de trabajo.

La verdad es que con sólo 31 años y un talento innegable, Olivera puede compensar el tiempo perdido y está dispuesto a romper las lanzas contra aquellos que dudan de que pueda ser mucho más que una referencia inutilizable en el béisbol cubano.

Durante el último partido de las Estrellas Cubanas en Miami, Olivera firmó cuánto pelota ponían en sus manos y tomó todas las fotos posibles con los aficionados de su tierra, porque “necesitaba esta cercanía con mi gente”, los mismos que todavía Quieren verlo triunfar contra el viento y la marea.