¿Qué pasa después que un prospecto recibe bonos de 4 o más millones de dólares?

123

El 2 de julio es el día más esperado para los jóvenes que sueñan con firmar al profesionalismo y llegar a las Grandes Ligas. Diario Libre te presenta nueve jugadores dominicanos que han recibido recibe bonos de 4 o más millones de dólares y que ha sido de cada uno de ellos después de obtener los lucrativos contratos.

Un jugador se firma con 16 años y el equipo lo proyecta a estar en Grandes Ligas dentro de cinco temporadas (debutan con 17 años), que es cuando tiene que protegerlo en roster de 40 o lo puede perder en el draft de Regla 5.

Nomar Mazara, Texas Rangers, 2011, US$5,000,000

Cuando tenía 16 años en 2011, los Vigilantes de Texas lo veían como la pieza perfecta para suplir el poder de un equipo que diseñaba el gerente Jon Daniels para una ventana de competencia entre 2018-2022.

Pero si bien hubo señales alentadoras, como aterrizar en el Big Show al tiempo previsto (2016) y lograr una temprana campaña de 100 remolcadas (2017), el proyecto se quedó corto ante las gigantescas expectativas del tamaño del que fuera bono internacional que fue récord (US$5 millones), uno que duró hasta julio pasado triturado por Jasson Domínguez por US$100,000.

Hoy con 24 años y tras cuatro campañas en el equipo grande, Texas entendió que era suficiente y ha transferido a Mazara por Stelle Walker, el sexto prospecto mejor ranqueado de los White Sox en el ranking MLB Pipeline. Uno que costó US$2 millones en la segunda ronda del sorteo de 2018.

En esas cuatro campañas (2016-2019) Mazara acumuló una línea mediocre de .261/.320/.435 con 79 cuadrangulares y 308 carreras remolcadas en 537 partidos.

Michael Ynoa, Oakland Athletics, 2008, US$4,250,000

Cuando tenía 16 años, firmó con los Atléticos de Oakland pero en el 2010 se tuvo que someter a una cirugía Tommy John y las cosas nunca le terminaron de salir bien con los Atléticos, que en el 2014 lo cambiaron junto a Jeff Samardzija a los Medias Blancas por Marcus Semien, Chris Bassitt, el cubano Rangel Ravelo y Josh Phegley.

Ynoa lanzó en partes de dos temporadas con los Medias Blancas, con quienes dejó 4.42 de efectividad en 45 juegos, antes de ser dejado en libertad la primavera pasada.

En la Liga Dominicana de Béisbol ( LIDOM) en la temporada 2018-2019, y fue allí donde llamó la atención de los cazatalentos de los Reales. Su recta empezó a viajar entre 97-98 millas por hora y dominó al circuito dominicano dejando 0.78 de efectividad en 17 presentaciones como relevista por las Águilas Cibaeñas.

Nativo de Padre Las Casas, Puerto Plata, tiene 28 años y su experiencia en las Grandes Ligas se limita a 59 entradas en 45 relevos entre 2016 y 2017 con los Medias Blancas de Chicago. Con Oakland, Ynoa nunca lanzó más arriba de Clase A avanzada y fue cambiado a Chicago en 2015.

Jairo Beras, Texas Rangers, 2012, US$4,500,000

Major League Baseball ha aprobó el contrato de los Rangers con Beras, pero suspendió al joven durante un año por mentir sobre su edad.

Texas firmó a Beras por US$4.5 millones en marzo, pero el acuerdo estuvo en el limbo, debido a interrogantes acerca de la edad del prospecto.

El equipo afirmaba que Beras tenía 17 años y que podía ser firmado en marzo. Otros clubes alegaban que estaba bajo la impresión de que sólo tenía 16 y que no podía firmar hasta el 2 de julio de ese año. En ese caso su bonificación hubiese sido de menos dinero.

En su carrera en ligas menores el dominicano de padre nicaragüense en tres temporadas en ligas menores con Texas ha lanzado 110 episodios con efectividad de 5.69 y como bateador tiene un promedio de .218. Ha visto acción en el béisbol profesional y ha sido parte de selecciones nacionales de Nicaragua.

Jhailyn Ortiz, Filadelfia Filis, 2015, US$4,200,000

Ortiz es el segundo de tres hermanos. Sus padres los señores Feliz Manuel Ortiz y Francisca Rosado, Oriundos de Constanza. La firma se llevó a cabo en el Hotel JW Marriott en Blue Mall.

Los Filis se sintieron atraídos por el poder de Ortiz cuando lo firmaron, pero el jardinero de 21 años aún no ha alcanzado la doble A. Ha pasado los últimos dos años con equipos menores a esta clase. En la temporada completa y se combinó para solo 32 jonrones en 125 juegos. en Lakewood y high-A Clearwater.

Tuvo un OPS de .653 la temporada pasada con Clearwater y se ponchó a 149 veces, que fue el quinto más en la Liga Estatal de Florida. Se ponchó 148 veces en 2018