Opinión del Director: “El que juega con fuego, se quema”; Atención gobierno

1725

Hemos visto con mucha preocupación el aumento desproporcionado en los precios de los combustibles que cada semana realiza el gobierno del Presidente Luis Abinader, a través del Ministerio de Industria y Comercio y que se ha demostrado que la fórmula de Ito Bisonó, fue una falsa y que no ha podido explicar de dónde sacaba los números. Atención gobierno.

El  aumentos de los precios de los combustibles semana tras semana desde el mismo fin de semana que se instaló el gobierno del presidente Abinader el 16 de agosto, con algunas excepciones, viene a empeorar no solo a la clase más necesitadas de la nación, sino aquellos que han perdido sus empleos y que no tienen manera de conseguir el sustento de su familia, por eso digo, cuidadito, compadre, cuidadito, que el país está muy vigilante a sus actuaciones.

Todo el mundo está pendiente de las actuaciones del Ministerio Publico para combatir la corrupción y otros delitos, pero no crea el gobierno que el país no está chequeando que Industria y Comercio sigue aumentando los precios de los combustibles y que por consiguiente aumentan también los precios de la canasta familiar.

Que no se les olvide al gobierno lo que pasó con el gobierno del ex presidente Salvador Jorge Blanco, cuando la ciudadanía se Hartó de las medidas de su gobierno y ahí está la historia, que hasta cayó preso.

Pero vámonos más reciente, con el gobierno de Hipólito, también alto dirigente del PRM, que al principio sus chistes muchos sectores lo celebraban, hasta que llegó un momento que ya eran odiosos y visto de mala manera, y ¿Cómo terminó también su gobierno?

No sigan apretando la tuerca con los combustibles, que se van a joder, y la gente ya no está para estar aguantando vaina de los gobiernos, la muestra está la muestra con el PLD, los jóvenes se están cada día empoderando y son los que están produciendo cambios en la sociedad.

Se lo aconsejo al Presidente Luis Abinader,  los gobiernos que juegan con fuego o se queman o se van. Refiriéndome al aumento de los combustibles.