Obama acusa a Trump de usar la presidencia como un ‘reality show’ y deshonrar la democracia

409

Aunque el expresidente Barack Obama cierra la tercera noche de la Convención Nacional Demócrata, su discurso sucede al de algunas de las voces femeninas más poderosas del partido, incluyendo a la senadora Kamala Harris (California), compañera de fórmula y posible vicepresidenta de Joe Biden.

Sin embargo, el exmandatario lamentará que el presidente Donald Trump no se hubiera “tomado el trabajo en serio” ni haya respetado la democracia de los EE.UU.

No ha mostrado ningún interés en ponerse a trabajar; ningún interés en encontrar puntos en común; ningún interés en usar el asombroso poder de su oficina para ayudar a alguien que no sea a sí mismo y a sus amigos; ningún interés en tratar la presidencia como algo más que un ‘reality show’ para obtener la atención que ansía”, expresó.

Las críticas del expresidente demócrata se centran en distintos aspectos y no olvida a los más de 170,000 muertos que ya suma la pandemia de coronavirus en el país.

Donald Trump no ha crecido en el trabajo porque no puede. Y las consecuencias de ese fracaso son graves. 170,000 estadounidenses muertos. Millones de trabajos desaparecidos. Nuestros peores impulsos se desataron, nuestra orgullosa reputación en todo el mundo disminuyó gravemente y nuestras instituciones democráticas fueron amenazadas como nunca antes”, señala.

Obama se refiere a la polarización que vive el país y reconoce que hay muchos votantes indecisos, porque no ven “qué camino tomar”, pero aprovechará para hablar de su amigo Joe Biden.

“Hace doce años, cuando comencé a buscar un vicepresidente, no sabía que terminaría encontrando a un hermano”, expresa. “Lo que rápidamente llegué a admirar de él es su resistencia, nacida de demasiada lucha; su empatía, nacida de demasiado dolor. Joe es un hombre que aprendió desde el principio a tratar con respeto y dignidad a todas las personas que conoce.

Antes de esas palabras, el programa titulado “Una unión más perfecta” incluye a la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts), a la excandidata presidencial Hillary Clinton y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), quien se ha alzado como una de las voces más potentes en contra de las políticas del presidente Trump.

Diversos serán los temas sobre la palestra: inmigración, desigualdad, justicia social, la crisis económica y la pandemia de coronavirus.

Poder femenino

Clinton lamentará que Trump no haya sido “un mejor presidente”, aunque reconocerá que tampoco podía ser distinto, ya que “es quien es”, a partir de ahí destacará las características de Biden y lo que necesita el país como líder.

Estados Unidos necesita un presidente que muestre la misma compasión, determinación y liderazgo en la Casa Blanca que vemos en nuestras comunidades”, dice parte de su discurso.

Destacará la labor de las comunidades en la lucha contra el coronavirus, de cómo los socorristas han logrado mantener en pie al país, igual que los trabajadores esenciales en distribución de alimentos.

Abordará el lamento que varias personas le han expresado sobre “lo peligroso que era” el presidente Trump, pero “no se habían dado cuenta”. Ella les responde que todavía pueden cambiar las cosas acudiendo a las urnas.

“Si vota por correo, solicite su boleta ahora y devuélvala tan pronto como pueda. Si vota en persona, hágalo temprano. Traiga a un amigo y use una máscara”, invitará. “Conviértase en un promotor electoral. Sobre todo, no importa lo que ocurra, vote. Vote como si nuestras vidas y nuestros medios de subsistencia estuvieran en juego, porque lo están”.