No hay evidencia de fallo mecánico en helicóptero de Bryant

176

LOS ÁNGELES (AP) — Un testigo de la caída del helicóptero en el que perecieron Kobe Bryant, su hija y siete personas más, dijo que el aparato emitía un sonido normal antes de estrellarse, y los expertos que examinaron los restos de la aeronave en el lugar no advirtieron indicios de una falla en el motor, señalaron investigadores federales en un informe difundido el viernes.,

El helicóptero se estrelló el 26 de enero en la ladera de un cerro en condiciones nubladas y expertos en aeronáutica señalaron que la “actualización de la pesquisa” a cargo de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés) refuerza la idea de que el piloto se desorientó y se estrelló cuando intentaba alcanzar cielos despejados alrededor de Calabasas, al noroeste de Los Ángeles.

El experimentado piloto Ara Zobayan estuvo cerca de salir de las nubes.

El piloto había indicado a los controladores de tránsito aéreo que ascendería a 1.219 metros (4.000 pies). Alcanzó los 701 metros (2.300 pies), apenas 30 metros (100 pies) arriba de la altura máxima de las nubes, como mostraron las imágenes de una cámara revisadas por la NTSB.

Pero en lugar de continuar subiendo, Zobayan comenzó a descender a gran velocidad y viró hacia la izquierda en un terreno que alcanza gran altura. El aparato se estrelló contra la cuesta de un cerro cuando se desplazaba a más de 290 kilómetros por hora (180 mph) y descendía a 1.219 metros (4.000 pies) por minuto.

“Si alguien sale descendiendo por abajo de las nubes a 1.219 metros por minuto y desplazándose a gran velocidad, lo cierto es que perdió el control de la aeronave”, dijo el consultor en seguridad Kipp Lau.

Según Lau, el helicóptero de Bryant podría haber salido por arriba de las nubes en sólo 12 segundos más, asumiendo que ascendía a 152,4 metros (500 pies) por minuto.

“Cuando se sale de las nubes está despejado. Se recupera la orientación”, dijo Lau. “Se ve el horizonte real”.

Mike Sagely, piloto de helicópteros en la zona de Los Ángeles con 35 años de experiencia, dijo que los últimos movimientos del aparato dejan entrever que Zobayan había comenzado a ejecutar una maniobra diseñada para salir por arriba de las nubes volando a más altura y hacia adelante.

“Cuando el piloto se encontraba dentro de las nubes, estaba en total emergencia”, agregó.

Cuando los pilotos intentan virar en lugar de apegarse a la maniobra de ascenso para salir de las nubes, “posiblemente entre el 80 y 90% de las veces resulta catastrófico”, apuntó.

El helicóptero se estrelló cuando el grupo se dirigía a un torneo de basquetbol femenino de adolescentes en la Academia Deportiva Mamba de Bryant. El exjugador dirigía al equipo de su hija Gianna de 13 años. Ella y dos compañeras de equipo también se contaron entre las nueve víctimas fatales.

Las muertes cimbraron Los Ángeles y al mundo deportivo. En cuestión de horas, miles de congregaron afuera del Staples Center, donde Bryant fue uno de los astros de los Lakers, e improvisaron un altar de flores, velas, notas personales, recuerdos del basquetbol y de otra índole.

Un homenaje público en memoria de Bryan y las demás víctimas está previsto para el 24 de febrero en el escenario Staples. La fecha del 23/2 corresponde al número 24 del jersey de Bryant y el 2 de Gianna.