Michael Jordan, más allá de ‘The Last Dance’: apuestas, presiones y las sombras de su carrera

102

La sinfonía definitiva de uno de los mejores equipos de baloncesto de la historia. Pero, ¿por qué? ¿Qué llevó a Michael Jordan a retirarse con 35 años? ¿Por qué dejaron Scottie Pippen y Dennis Rodman los Chicago Bulls? Es de esperar que el documental que esta semana estrenan ‘ESPN’ y Netflix desvele algunas de las incógnitas que se ciernen sobre el desenlace de una plantilla que consiguió ganar dos veces el famoso ‘Three Peat’ de anillos de la NBA. Y más, además de eso, un show del que el propio Michael Jordan ha desvelado que puede salir como «un tío horrible«. «Pensarán, bueno, realmente no es un tío tan encantador. Quizás vean a un tirano», ha explicado el ’23’.Director se considera privilegiado de trabajar en nuevo documental ...

Y es que más allá de todo lo sucedido en el año 1998, tanto Jordan como los creadores del show han prometido mostrarnos la versión más ‘real’ de Michael. La fea. La que navega más lejos de la simple concepción del ‘mejor jugador de la historia del baloncesto’.

«Las hazañas de Jordan son más impresionantes cuando se muestra que es humano, capaz de herir y ser herido. A veces, de hecho, hasta es francamente mezquino y no se disculpa», explican sobre el show en el ‘Chicago Tribune’.

Porque eso sería lo novedoso. Contar, con la voz de Jordan, la verdadera naturaleza del tipo que cambió el baloncesto, tanto dentro como fuera de la cancha. Las sombras de ese final con los Bulls que quizás ayudarían a entender los porqués de otras lagunas importantes en su carrera, especialmente las causas de su primera retirada, circunstancia que, salvo sorpresa en ‘The Last Dance’, daría para otro documental entero.

El primer retiro de Jordan: ¿Fue una suspensión en secreto?’ (Bleacher Report), ‘La verdadera historia detrás de la carrera de Jordan como jugador de béisbol’ (ESPN), ‘Dejar los Bulls para jugar en ligas menores de béisbol, Jordan buscando su sueño’, (The Undefeated).

La narrativa sobre ese primer ‘adiós’ de Jordan es eterna, también la conspiranoica. Y es que la línea que separa la realidad de ‘la realidad’ es tan fina que sólo Jordan delante de una cámara podría explicar de verdad cómo y por qué se sucedieron todos los acontecimientos de 1993 y 1998.

¿Por qué uno de los jugadores más competitivos de la década, la gran imagen de la NBA, dejaba la liga a los 30 años? «No tengo nada que demostrar en el baloncesto. No tengo más retos que me motiven. No tiene nada que ver con el fallecimiento de mi padre o la presión de los medios. Nada», explicó el día de su retirada, en octubre de 1993, semanas antes de empezar una nueva temporada de la NBA.

Una de esas teorías tiene que ver con las apuestas. En un reportaje en ‘Bleacher Report‘, el periodista Marcel Smith narra cómo en 1992, después de ganar su segundo anillo, Jordan fue llamado a testificar en un juicio contra James Bouler, un camello, para explicar por qué Bouler tenía un cheque de 57.000 dólares firmado por Jordan. El ’23’ primero explicó que era un préstamo, pero después admitió que era un pago por unas apuestas que había perdido en un fin de semana.

Más tarde, en 1993, el empresario de San Diego Richard Esquinas reveló en el libro ‘Michael y yo: nuestra adicción al juego… Llorando por ayuda’ que había ganado casi un millón de dólares de Jordan en apuestas de golf.

Sigue explicando el periodista Smith que en esa misma época pillaron a Jordan en un casino de Atlantic City en las horas previas al segundo partido de las finales de la Conferencia Este.

La NBA abrió una investigación sobre las actividades de Jordan en el mundo de las apuestas… y la dio por cerrada el 8 de octubre de 1993, dos días después del anuncio de su retirada.

«Si David Stern me deja volver, quizás vuelva«, dijo Jordan ese día. Una frase que todavía hoy resuena sobre los aficionados y la prensa, deseosos, unos sí y otros no, de saber la verdad de la historia.

«El libro de Esquinas, otro libro de Sam Smith, del ‘Chicago Tribune’, llamado ‘Las reglas de Michael Jordan’… Michael pensó que los medios habían dado un giro de 180 grados sobre él. Un día era el niño de oro y al siguiente la peor persona del mundo, que pierde dinero apostando al golf y se asocia con tipos malos. ¿Algo de eso era cierto? Supongo», explicaba esta semana el veterano periodista Jack McCallum en Sports Ilustrated, autor del artículo ‘El deseo no estaba allí‘ en octubre de 1993, sobre el retiro de Jordan, en el que hace referencia a las presiones externas sobre Jordan.

«Las críticas de la comunidad negra por su negativa a hablar abiertamente de cuestiones políticas sociales, los rumores sobre el tratamiento a sus compañeros de equipo… La ira y el resentimiento de Jordan crecieron por la erosión de su imagen pública en los últimos años. Se alejó de los medios y cerró el círculo a su alrededor. No se volvió paranoico, pero parecía pensar que alguien lo perseguía», escribió McCallum.

Lo que viene después ya lo conocen. Después de jugar en las Ligas Menores de béisbol, Jordan volvió a los Bulls al final de la temporada 1994-1995 para ganar los anillos de 1996, 1997 y 1998, su ‘último baile’.