Lula da Silva, desde la cárcel: “Con presidentes que estén lamiendo las botas de EE.UU., Brasil no avanzará”

387

En esta nueva edición de ‘Entrevista’, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril del 2018 por su presunta vinculación con el caso de corrupción conocido como ‘Lava Jato’, recibe a RT en la cárcel de la ciudad de Curitiba y explica por qué rechaza recibir el beneficio de la prisión semiabierta a cambio de una multa equivalente a 1,25 millones de dólares.

“Yo no rechazo mi libertad. Si hay algo que quiero en la vida es irme a casa a vivir con mis hijos, a vivir con mi familia. No me gusta estar aquí”, menciona. Sin embargo, manifiesta: “Lo que no puedo aceptar es la tesis de que estoy a la espera de una progresión porque cometí un crimen y ya cumplí un sexto de la condena. Quiero salir de aquí con mi inocencia 100 % comprobada. Quiero que aquellos que mintieron al pueblo brasileño se sometan al juicio del pueblo como me estoy sometiendo yo”.

Al respecto, el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), quien fue inhabilitado por la Justicia para participar de las elecciones del año pasado, cuando era el candidato más popular, aclara: “Estoy desafiando a un juez que mintió en mi juicio, que era [Sergio] Moro, un procurador que mintió en la acusación, y los que dijeron mentiras en la investigación”. Actualmente, el magistrado que condenó a Lula dirige el Ministerio de Justicia bajo la Administración del derechista Jair Bolsonaro.

Por otro lado, el político comenta que su equipo legal está “recurriendo a todas las instancias necesarias para que se lea la investigación”, con el fin de “analizar las acusaciones”. Al mismo tiempo, muchos juristas se preguntan si es legal que un condenado se rehuse a recibir mejores tratos en su privación de la libertad: “No sé si la jueza [Carolina Lebbos] puede forzarme a cumplir, no soy abogado. Lo único que sé es lo siguiente: estoy luchando por mi inocencia. Yo fui víctima de un juicio político”. En este sentido, el condenado opina que “no hay una denuncia verídica”, sino que existen “muchas mentiras y hay intereses políticos”.

“Todo fue para evitar que sea presidente”

Analizando el presente del ‘Gigante de Sudamérica’, el entrevistado entiende que todo fue una maniobra para correr al PT del centro de la escena política: “Le dieron el golpe a Dilma [Rousseff] y después del golpe Lula no podría volver a ser presidente, así que fue necesario crear una confusión con Lula”. Y sigue: “Como no pensaron que podrían volver a lo que se hacía en el siglo XIX con los que se rebelaron en este país: ahorcar, decapitar, descuartizar… decidieron utilizar el poder judicial para transformarme en lo me que están transformando”.

Además, el entrevistado se muestra convencido de que el responsable de este presunto entramado es Moro: “Quiero defenderme, porque el culpable en este país es el que me condenó, y quiero demostrarlo“.