Los presupuestos de los Juegos Olímpicos se triplican entre anunciado y ejecutado

125

Si “más rápido, más alto, más fuerte” es el lema de los Juegos Olímpicos, parece también aplicarse a la inflación de los presupuestos para este evento planetario, subraya un estudio de unos investigadores de Oxford que abogan por reformas drásticas para preservar el evento.

En su estudio, publicado en una revista universitaria este martes, revelan que para todos los Juegos Olímpicos desde 1960, los gastos casi se triplicaron respecto al presupuesto inicial, con un exceso del 172% de media, en datos reales (sin inflación).

Una tendencia alarmante que puede amenazar la existencia misma de los Juegos, advierten, ya que cada nuevo organizador tiende a intentar superar al anterior.

Los Juegos más caros de la historia son por ahora los de Londres-2012 con 15.000 millones de dólares, y para los de invierno, la palma es para los rusos con Sochi-2014 y 21.900 millones de dólares de presupuesto.

Tokio-2020, aplazado a 2021 por la pandemia, no es una excepción.

El último presupuesto se situaba en 12.600 millones de dólares, sin contar todavía del todo los costes del aplazamiento que van desde las reservas a nuevas infraestructuras y transportes y los gastos del personal del comité de organización que ha habido que emplear un año más.

Los autores del informe creen que podrían convertirse en los Juegos más caros de la historia.

Para el autor principal del estudio, Bent Flyvbjerg, profesor de gestión de grandes eventos en la Said Business School de Oxford, todo parte del COI y sus relaciones con los organizadores.