Legisladores progresistas inician batalla por mejores leyes de renta en NY

505

Todavía faltan más de tres semana para que los 63 senadores y los 150 asambleístas que integran la Legislatura estatal inicien sesiones el próximo 2 de enero, pero más de una docena de políticos progresistas quisieron madrugarle al inicio de labores legislativas en Albany, y anunciaron este lunes la creación de un frente de lucha común para reformar las leyes de renta en el 2019.

Antiguos integrantes de la Legislatura, como el senador Michael Gianaris y la asambleísta Carmen de la Rosa, se sumaron a rostros nuevos, como las senadoras electas Jessica Ramos y Julia Salazar, para advertir que la lucha por reglas más justas en las leyes de alquileres, que vencen en junio, será una prioridad.

“A partir de esta noche y durante los próximos tres días vamos a juntarnos para discutir cuáles van a ser los asuntos en los que nos vamos a enfocar cuando iniciemos las sesiones, y las rentas son una parte fundamental, porque necesitamos hacer las mejoras necesarias para proteger a nuestros inquilinos”, comentó el senador Gianaris, durante la manifestación, realizada en City Hall, advirtiendo que meterán en cintura a los propietarios. “Durante demasiado tiempo las leyes han estado protegiendo a los caseros, abandonando a los inquilinos, y esta vez la meta es darle la vuelta a esas leyes y proteger a los inquilinos y que puedan seguir en sus casas. Creo que va a ser una pelea dura, pero sin duda, al tener la mayoría en Senado y la Asamblea, será una batalla más fácil que en el pasado”.

Los líderes políticos explicaron que la misión será poner fin, entre otras cosas, a normas legales vigentes, como la renta preferencial, que permite que los propietarios aumenten los arriendos al precio del mercado cada vez que se renueva un contrato, y las mejoras capitales, que incrementan las rentas de manera permanente cuando se hacen reformas y renovaciones. Asimismo, acabar con el bono de vacancia, que por ley autoriza a los caseros a subir el 20%del valor de los inmuebles cuando las unidades de vivienda son desocupadas, y eliminar el tope de $2,700 como monto máximo de renta para sacar un apartamento de la regulación de rentas.