Human Rights Watch se opone a los test de feminidad en el atletismo

106

Caster Semenya, primera desde la derecha, rechaza someterse a las pruebas de hiperandróginas y promete recurrir ante el Tribunal Europeo de los Derechos de Hombres.

La ONG Human Rights Watch (HRW) exigió este viernes a la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics) el fin de las pruebas de feminidad a las atletas hiperandróginas como Caster Semenya, unas prácticas de “discriminatorias” que atentan a la “dignidad” de las deportistas.

“Las autoridades deportivas han creado con sus reglamentos un ambiente que fuerza a algunas mujeres a intervenciones médicas invasivas y no necesarias para poder participar en ciertas disciplinas (…) lo que afecta sobre todo a mujeres de países del Sur”, escribe la ONG en un informe en el que se da voz a algunas atletas.

Las reglas de World Athletics “discriminan por razones de sexo”. “Los test de feminidad violan numerosos derechos fundamentales protegidos internacionalmente que incluyen la vida privada, la dignidad, la salud, la no discriminación, la ausencia de malos tratos y los derechos relacionados con el empleo”, escribió HRW

La Federación, apoyándose en datos de expertos, definió en abril de 2018 un umbral máximo de testosterona (5 nmol/l de sangre), para que las mujeres pudieran participar en las carreras entre los 400 metros y la milla (1.609 metros).

Esta regla afecta a Semenya, doble campeona olímpica de los 800 metros, que rechaza de someterse a estas pruebas y que ha anunciado que recurrirá al Tribunal Europeo de los Derechos de Hombres tras haber perdido su recurso en el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

En su demanda, HRW no se dirige solo a World Athletics, sino también al Comité Olímpico Internacional (COI).

World Athletics reaccionó con otro comunicado en el que critica que el informe de HRW “no haya sido escrito por expertos imparciales, sino por los defensores de uno de los bandos implicados”.

“Seguimos comprometidos en la igualdad de todas las mujeres en el deporte y rechazamos las alegaciones que indican que los límites biológicos se basarían en estereotipos raciales o de género”, añadió la federación.