Gigantes se colocan a un triunfo de la corona, guiados por el pitcheo de Peña y tres jonrones

313

El Cibao está cerca de celebrar, pero en San Francisco de Macorís. Inmediatamente en el partido siguiente, tras una derrota, los Gigantes del Cibao retomaron el control de lo que comenzaron al blanquear la noche de este viernes a las Águilas Cibaeñas cinco carreras por cero y así colocarse a tan solo un partido de alcanzar el título de la liga otoño-invernal dominicana.

La final, que se disputa a un 7-4, se encuentra 3-1, adelante el conjunto francomacorisano,un equipo que limitó a tres indiscutibles al conjunto aguilucho.

Richelson Peña estuvo imbatible en el montículo y tres jugadores de los Gigantes sonaron jonrones solitarios para darle comodidad a su lanzador abridor, con lo que acercan al conjunto francomacorisano a lo que sería su segunda corona del béisbol invernal dominicano.

Peña (1-0) le dio tranquilidad al dirigente de los Gigantes, Luis Urueta, al tirar siete entradas de tres indiscutibles, dos boletos y cuatro ponches para ganar el partido. El resto estuvo cómodo para el bullpen, que se encargó de mantener la blanqueada, con José Cisnero tirando el octavo y Jumbo Díaz completando un noveno perfecto de un ponche. Con esa labor, las Águilas fueron limitadas a tan solo tres indiscutibles.

Contrario a Peña, la esperanza aguilucha duró poco en el brazo de su abridor Yoanner Negrín, quien soportó apenas 3.2 entradas, castigado con tres carreras, dos de ellas por jonrones solitarios, de Juan Francisco y Peter O’ Brien. El relevo tampoco hizo mucho, Nabil Crismatt entró en el quinto para tolerar dos vueltas, incluido otro jonrón solitario, conectado por José Sirí.

El quinto partido se disputará en el estadio Julián Javier, de San Francisco de Macorís, la noche de este sábado, donde el conjunto local tiene la oportunidad de liquidar la serie y alzar el título, el cual ganaron por única vez en el 2015.

Ganó Peña y perdió Negrín (0-1). Las Águilas utilizaron a siete lanzadores.

Por los Gigantes, O’Brien, de 2-1, jonrón, una anotada, dos empujadas, Sirí de 4-1, jonrón, una anotada y una impulsada; Francisco, de 4-1, jonrón, una anotada, una impulsada y Ronald Guzmán de 5-4, un doble y una anotada.

Por las Águilas, Juan Lagares, de 4-1, Rangel Ravelo, de 1-1 y dos boletos y Edmundo Sosa, de 2-1.

Así marcaron

En el cuarto episodio, los Gigantes sacudieron su poder. Primero, después de un out, Juan Francisco conectó un jonrón solitario por el jardín derecho para la primera carrera del partido. Luego de ser retirado Moisés Sierra, apareció Peter O’Brien con el segundo jonrón de la entrada, un palo que salió por el prado izquierdo.

El ataque siguió después con un doble de Richard Ureña por el prado izquierdo y Carlos Paulino lo llevó hasta el plato con un sencillo por la misma ruta. Fue lo que llevó al dirigente Félix Fermín a finalizar la actuación de Negrín, reemplazado por Luis Castillo, quien frenó el ataque.

En el quinto continuó el ataque de los Gigantes y ocurrió contra Nabil Crismatt, quien comenzó la entrada por Castillo.

Fue José Sirí el que comenzó el daño con otro cuadrangular solitario para los Giganes, un bambinazo que salió por el lado izquierdo. Ronald Guzmán continuó con doble por la misma zona. Crismatt retiró a Kelvin Gutiérrez y boleó intencionalmente a Francisco y a Sierra para llenar las bases. El dirigente Fermín trajo a José Cuas y O’Brien disparó elevado de sacrificio al prado derecho para empujar su segunda carrera del juego y la quinta de su equipo.