Francisco regresa en grande y los Gigantes se imponen a las Águilas

259

La última vez que Juan Francisco se uniformó de los Gigantes tenía 23 años, acababa de pisar Grandes Ligas por segunda vez y el paquete de herramientas que poseía no auguraba una larga carrera en Lidom. Fue en 2011, las cosas fuera del país no salieron como parecían y en el trayecto se convirtió en líder histórico de jonrones (70) y está de vuelta en San Francisco de Macorís.

El domingo en Santiago, Francisco, de 33 años, se adueñó de la tendencia en las redes al disparar tres dobletes, remolcar cuatro carreras, incluso las que rompieron la igualdad en el décimo para guiar a los Gigantes a una victoria 8-5 sobre las Águilas, en el partido de apertura del torneo en el parque Cibao.

Ganó Reymín Guduán, perdió Junior Fernández y Salvó Ramón Ramírez.

Antes del partido, la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, realizó el lanzamiento de la primera bola.

Las carreras

Marcos Diplán abrió por los amarillos y subió descontrolado. Empezó otorgando boleto a José Sirí, luego dominó con elevado al central a Jason Krizan, transfirió a Ronald Guzmán, Sirí se robó la tercera base, Kevin Gutiérrez también negoció base para llenar las almohadillas. Entonces llegó el primer turno en la campaña para Francisco, que aprovechó una recta para enviarla a la pared del jardín central con un doblete que remolcó las dos primeras carreras de la temporada.

Los anfitriones descontaron en el segundo con jonrón de Robel García.

Los potros fabricaron otra en el tercero al combinar sencillos de Peguero y Rosario que colocó hombres en las esquinas y Richard Ureña sacó elevado remolcador al izquierdo.

El descuento amarillo llegó de inmediato al final de esa entrada. Wilmer Difó logró base, se movió a segunda con rodado lento a tercera de Francisco Peña y anotó con roletazo fuerte de Víctor Robles.

Pero los francomacorisanos no querían bolero. En el cuarto, Krizan abrió con sencillo al prado derecho, Guzmán le siguió con imparable por la inicial y Gutiérrez sacó rodado para force a segunda que llevó la vuelta a la goma. Subió a lanzar Buddy Boshers en lugar de Luis Castillo, Francisco lo recibió con su segundo doblete de la campaña, que colocó dos hombres en posición de anotar. En la siguiente jugada, Peguero se ponchó, pero el lanzamiento fue salvaje y dio lugar a anotar la quinta carrera cacaotalera. Los dueños de casa volvieron a recortar la distancia al cierre del cuarto con cuadrangular solitario del cubano Rangel Ravelo para el 5-3.

La igualdad llegó en el octavo. Difó recibió cuatro malas de Jesús Liranzo, Robles también recibió boleto y entró a lanzar Edgar Santana. Melky Cabrera lo recibió con sencillo detrás de primera que empujó y Juan Lagares disparó hit al izquierdo que llevó el empate al plato.

En el décimo, Guzmán aprovechó de un descontrolado Fernández para negociar base, Gutiérrez pegó hit al central y Francisco despachó su tercer doblete, uno que remolcó otras dos vueltas para el 7-5. Melvin Mercedes anotó con sencillo de Webster Rivas.

Abinader, en el Quisqueya

En el Quisqueya, antes del Licey vs Escogido, lo hizo el primer mandatario de la nación, Luis Abinader.

“Era lo que nos tocaba hacer para que todo el país pudiera disfrutar del beisbol invernal”, expresó el jefe de Estado al referirse al esfuerzo del Gobierno para que la actual temporada fuera posible”, dijo Abinader. “Estamos estudiando ver de qué manera podemos hacer que con un distanciamiento especial los dominicanos puedan venir a ver los partidos. Vamos a ver de qué manera y cuándo será posible dar apertura en ese sentido, siempre tomando en cuenta la seguridad de todos”, informó el primer mandatario.

Pospuesto por lluvia

El partido entre Estrellas Orientales y Toros del Este en el estadio Francisco Micheli fue pospuesto debido a las condiciones del terreno por las lluvias. El choque se jugará en una doble jornada de 7 entradas, que será el sábado 5 de diciembre, según los reglamentos actuales de la Liga.

Antes, Miguel Ángel Fernández realizó el lanzamiento de la primera bola en representación de su fenecido padre, José Miguel, a quien está dedicado el campeonato.