Fórmula 1: La hoja de ruta del Mundial 2020: arrancar el 5 de julio en Austria y cerrar en diciembre en Abu Dhabi

255

La definitiva cancelación del GP de Francia y la confirmación de que el GP de Gran Bretaña deberá disputarse a puerta cerrada enturbiaron aún más el horizonte de la Fórmula 1. Sin embargo, el lunes también deparó algo de luz sobre el Mundial 2020, que pretende arrancar el 5 de julio con el GP de Austria, según confirmó la empresa propietaria del negocio.

Chase Carey, presidente ejecutivo de Liberty Media, definió las líneas maestras para un campeonato que ya ha debido modificar 10 de las 22 citas programadas inicialmente (Australia, Bahrein, China, Vietnam, Holanda, Mónaco, España, Azerbaiyán, Canadá y Francia).

Según Carey, la idea es un calendario de «entre 15 y 18 carreras». El arranque en el Red Bull Ring austriaco supondría el inicio de una gira europea que se prolongaría hasta mediados de septiembre. Durante esta gira por el Viejo Continente, la Fórmula 1 debería elegir tres carreras entre entre Hungría, Holanda, Bélgica, Italia y España.

«LA PRIORIDAD NÚMERO UNO»

Después, el Gran Circo se trasladaría a Asia y América, donde aguardan citas como Rusia o Azerbaiyán. «En diciembre terminaríamos la temporada en el Golfo con el GP Bahrein y el tradicional final en Abu Dhabi», añadió Carey, que quiso arrojar algo de esperanza tras las malas noticias procedentes de Paul Ricard y Silverstone.

«Es de esperar que las primeras carreras sean a puerta cerrada, pero esperamos que los aficionados sean parte de nuestros eventos según avancemos en el calendario», reseñó el estadounidense, reiterando su compromiso para que la salud y la seguridad sean siendo «la prioridad número uno».

LA DECEPCIÓN DE SILVERSTONE

Hace unos días, el endurecimiento de las medidas contra la pandemia del Gobierno presidido por Emmanuel Macron, ya había frustrado por completo las opciones del GP de Francia, que se ha convertido este lunes así en la tercera carrera, tras Australia y Mónaco, borrada por completo hasta 2021.

Por su parte, los organizadores del GP de Gran Bretaña confirmaron que su carrera deberá disputarse a puerta cerrada, en caso de que finalmente logre salir adelante. «Estamos muy decepcionados», reveló Stuart Pringle, director de Silverstone