Empresa de Robinson Canó se pone a disposición de investigación a licitación

426

Representantes de la empresa RJC Clear, propiedad del pelotero Robinson Canó, reconocieron que su empresa no tiene el tiempo de existencia que exige el pliego de condiciones de la licitación que ganó para recoger la basura en San Pedro de Macorís, pero lo compensan argumentando que su personal sí tiene experiencia en el sector.

“Tenemos especialistas tanto en el área de recolección de residuos, planificación urbana, ordenamiento territorial, reciclaje, obras civiles y sanitarias, entre otras ramas”, dijo a Diario Libre Moisés Linares, gerente general de la empresa, a quien en un perfil del equipo se le atribuye experiencia en manejo del vertedero Duquesa.

RJC Clear es una empresa registrada en la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (Onapi) el 27 de julio de 2020 y como proveedora del Estado el 8 de septiembre de ese año. Fue la única oferente en un procedimiento de urgencia convocado en enero por la Alcaldía de San Pedro de Macorís para contratar la recogida de basura en el municipio luego de que se venciera el contrato con la empresa Aseo Urbano Municipales.

El pliego de condiciones exigía que el oferente acreditara una experiencia mínima acumulada de cinco años en la ejecución de servicios similares al objeto del procedimiento o en el tratamiento, manejo o disposición final de residuos sólidos urbanos.

El pasado 10 de febrero, el alcalde Raymundo Ortiz y el representante de RJC Clear, Charly Canó Soriano -tío de Robinson Canó y gerente-, firmaron el contrato con el que la empresa se compromete a prestar el servicio de recogida de basura por tres años y seis meses, y recibir un pago de la Alcaldía de RD$4.9 millones al mes.

Un día despúes, el titular de la Dirección General de Contrataciones Públicas, Carlos Pimentel, le envió una carta a Ortiz y al encargado jurídico del cabildo, Ángel Jiménez, para informarles del inicio de una investigación de oficio sobre la licitación. Les comunicó que se hizo un monitoreo preventivo con el que se identificaron preliminarmente irregularidades en el pliego de condiciones.

“Nosotros estamos completamente abiertos; somos una empresa transparente, ética y responsable”, aseguró Linares. “Si bien es cierto que la empresa es joven, tenemos toda la estructura, tanto operativa como gerencial, que cuenta con una experiencia basta y confirmada. Entiendo, en ese sentido, de que las empresas realmente se rigen y dan resultado por la experiencia de aquellos que las dirigen”.

En los aspectos no subsanables de la licitación se exigía una acreditación de experiencia de la empresa a través de sus ejecutivos de más de siete años de gestión de servicios municipales y de logística de recolección de residuos sólidos.

Entre el equipo de RJC Clear también se cita a Waldo Ramírez, director de Operaciones, a quien se le atribuye experiencia en diseño y ejecución de obras civiles y sanitarias, y Johanna Santana, directora de Planificación y Proyectos, con experiencia en planificación territorial.