- Publicidad -

Primer periódico digital de La Vega

InicioInternacionalesEl caso de la pequeña Sasha: nadie la escuchó y se quitó...

El caso de la pequeña Sasha: nadie la escuchó y se quitó la vida

- Publicdad -

Profunda consternación genera el caso de Sasha Taveli González, una niña de apenas 13 años que denunció violaciones de su padrastro y hermanastro. Pero ninguno de sus familiares ni otros adultos de su entorno la escuchó y decidió quitarse la vida.

El hecho sucedió en el barrio porteño de Pilar, en la provincia de Buenos Aires, Argentina.

Su madre, quien debería haberla protegido, la explotaba sexualmente para que el dueño que les alquilaba el departamento donde vivían no las desalojara por falta de pago, reseñan medios locales.

- Artículos patrocinados -

A través de un video de TikTok, la menor denunció el hecho del que era víctima por parte de su padrastro, hermanastro, tío y hasta un vecino suyo.

“Me quitaron la vida. Me la arrebataron”, escribió en su post. “Triste aquel día, el sol se apagó. Lloraron las flores, lloraron los ángeles”, añadió.

Indignación por Sasha

En medio del dolor e indignación, un grupo de vecinos salió el último domingo a las calles a reclamar justicia por Sasha y a buscar de los hombres acusados. Es un comerciante del barrio al que le incendiaron su casa y auto.

Otra amiga de la pequeña contó que “Sasha dio aviso a muchos adultos, profesores, perceptores y directivos de su colegio y nunca la ayudaron en nada. Ella sufrió muchísimo y lo peor es que buscó ayuda y no la ayudaba nadie”.

Por su parte, la justicia argentina indicó que no había denuncias formales por los abusos. Pero debido a la reacción de los vecinos se está actuando de oficio para investigar lo ocurrido.

En tanto, aún no se tiene conocimiento del paradero de los familiares de Sasha, quienes se habrían fugado a Paraguay. “Por más que se sigan escapando de la Justicia, no podrán hacerlo de la Justicia Divina”, resaltó otra vecina.

En la filmación aparecen los rostros de 4 hombres y 2 mujeres, que serían sus abusadores o cómplices. «Me quitaron la vida, me la arrebataron» escribió. Sus compañeros aseguran que la madre la «entregaba» para no pagar alquiler.

Artículos patrocinados

- Publicidad -
Publicaciones recomendadas
- Publicidad -