DR. FAUSTO MOTA: MARIO HIDALGO Y LAS VARIABLES DE SU DERROTA 2 DE 2

9030

En política todas las victorias son efímeras, y todas las derrotas son provisionales.

Fraga

Por: Dr. Fausto Mota García

En la entrega anterior hice un análisis de la aplastante derrota que sufrió el Dr. Mario José Hidalgo en las elecciones municipales de marzo 2020, he recibido un cúmulo de respuestas aprobatorias; agradezco la buena valoración de los lectores; debo acotar que también recibí observaciones y hasta una desaprobación. Ese es el tipo de dinámica que motiva a quien escribe; saber que los lectores están pendientes y reaccionan.

En la anterior entrega sostuve que la derrota constituyó una especie     de crónica de una derrota anunciada y así fue, ahora debo apuntar, que también se conjugaron elementos fortuitos que pudieron influir en los resultados finales, tal como fue la suspensión de las elecciones del domingo 16 de febrero, lo que trajo consigo una avalancha de acusaciones que afectaron la imagen del Partido de la Liberación Dominicana; esto quizás disminuyó las posibilidades para marzo 2020. En la famosa obra de Shakespeare titulada: “La Trágica Historia de Hamlet”, el autor, a través de uno de sus personajes, el centinela, en una de su escena frente a la explanada del Palacio Real sostiene “Algo huele mal en Dinamarca”, antes de que el fantasma del padre de Hamlet, el Rey de Dinamarca, le informara que acababa de ser asesinado por su hermano Claudio para robarle la corona. Desde este tiempo se afirma cuando las cosas no parecen claras que: algo huele mal en Dinamarca

A la luz de esa analogía, contextualizo lo sucedido en la ciudad de La Vega con respecto a la alcaldía vegana, observemos los siguientes datos: En los últimos 24 años, el Partido de la Liberación Dominicana ha gobernado 20 años; sólo en un periodo no lo hizo (2000-2004); y así mismo, pero inversamente proporcional a lo que sucede en lo nacional, pasa con la sindicatura vegana: sólo en un periodo de ese tiempo, hemos podido dirigir la sindicatura de La Vega. No hay que ser un sabio, o un lince para saber que: Algo huele mal en Dinamarca.

Recordemos que: en 1994 perdimos la sindicatura con el compañero Juan B. Martínez, Euclides perdió la senaduría frente a Tony Rivera, en el 1998 perdimos la sindicatura con Andrés Rodríguez, ahí Euclides perdió la senaduría frente a Cuqui Medrano. En el 2002 perdimos la sindicatura con Julio Cesar Correa, en el 2006 Perdió Bolívar Marte la sindicatura frente a Fausto Ruiz, y Euclides gana la senaduría por primera vez. En el 2010 ganó la sindicatura Alexis Pérez (única ocasión desde 1990), y también ganamos la Senaduría. En el 2016 perdimos la sindicatura con Alexis Pérez frente a kelvin Cruz, aunque ganamos la Presidencial y la Senaduría. En el 2020 acabamos de ser nuevamente derrotados por el joven Kelvin Cruz. Y recalco: ¿parece qué algo huele mal en Dinamarca?

Asumo que cada cual es responsable de sus hechos, y por ende de la manera de desarrollar su campaña. Hay personas que no se dejan ayudar  o asesorar… Alguien sostuvo que: “La derrota de una persona nunca es definitiva hasta que no empieza a culpar de ella, a los demás”. Ahora debemos mirar hacia adelante, pero sin olvidar lo acontecido. Resulta irrebatible lo expresado por Valle Inclán “Lo mismo da triunfar que hacer gloriosa la derrota”. Ahora es tiempo de construir victoria, pero éstas se construyen sobre la diafanidad, las luchas sinceras y el coraje. ¡Amén!