Dos detenidos por estafar a Amazon devolviendo paquetes llenos de tierra y ganar más de 330.000 euros

481

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Dos jóvenes han sido detenidos en Palma de Mallorca (Islas Baleares, España) acusados de estafar a la compañía de comercio electrónico Amazon presentando reclamos falsos y devolviendo paquetes llenos de tierra en lugar de los productos. James Gilbert Kwarteng y un amigo recibían el reembolso del dinero y posteriormente revendían los artículos adquiridos, informa El Español.

Aparentemente, Kwarteng, de 22 años, conservaba la mercancía y antes de procesar las devoluciones, llenaba las cajas con tierra consiguiendo el mismo peso del producto original. A través de estas operaciones, los jóvenes ganaron más de 330.000 euros (370.000 dólares), cuya suma se ha convertido en el segundo mayor fraude a Amazon por devoluciones en el mundo y el más grande registrado en Europa.

El alcance de la estafa llevó incluso a la creación de una sociedad limitada llamada Kwartech (una fusión de su apellido y la palabra ‘tecnología’ en inglés) para revender los productos a través de Internet. En su mayoría, se trataba de artículos electrónicos completamente nuevos, a bajo precio, pero sin su empaque inicial.

De este modo, el joven logró burlar durante varios años los sistemas de seguridad de la compañía estadounidense, ya que los paquetes devueltos se escanean, se comprueba su peso y se colocan automáticamente en un estante sin que ningún empleado los revise físicamente. No obstante, el fraude finalizó cuando uno de los trabajadores de la sede en Barcelona realizó una búsqueda aleatoria y descubrió el engaño.

Según el reporte del medio local, el caso estuvo a cargo del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Baleares, especializado en ciberdelincuencia. Los agentes detuvieron a los dos sospechosos a fines de julio.

Los acusados quedaron posteriormente en libertad con cargos tras pagar una fianza de 3.000 euros (3.300 dólares) y sus cuentas de Amazon han sido cerradas a la espera del proceso judicial