Descubren en un garaje después de 30 años abandonada una de las mejores colecciones de coches históricos jamás encontrada

816

Los coleccionistas son seres especiales y ese adjetivo le iría muy bien a Larry Schroll, un aficionado a los coches de Pennsylvania en los Estados Unidos, que dedicó su vida al “hobby” de adquirir coches. Larry llegó a reunir más de 50 automóviles clásicos, casi todos estadounidenses, de muchas de las más importantes marcas del mercado.Vista general del estado en el que se encontraban los coches.

En su colección se incluyen prácticamente todos los coches importantes de Ford de los años 30 incluyendo los Ford Model T sedán (hay uno de 1922) o los Model A en perfectas condiciones (este último podría subastarse por entre 35.000 y 40.000 dólares, es decir, entre 32.700 y 37.400 euros aproximadamente. Pero también los Thunderbird de los 50, los Falcon de los 60 y los mejores Chevrolet Corvette de los 70, además de muchos otros de los denominados “Muscle Cars” norteamericanos como algún Ford Mustang, en concreto un Fastback del 89. Otras unidades destacadas podrían ser dos Lincoln Continental de 1962 y 1972, un gigantesco Chevrolet Imperial, un Plymouth coupé del 41, una moto marca Columbia de los cincuenta, un Dodge Hornet del 59, un Mercury de los 70 o un curioso y poco visto Gremlin X.Larry Schroll, el coleccionista que dejó una de las mejores colecciones de coches históricos norteamericanos jamás encontrada en un garaje.

La colección se completa con algunas unidades “customizadas“, además de uno de los mejores y más surtidos conjuntos de salpicaderos, llantas, piezas de recambio, repuestos y componentes para esos modelos con el que cualquier aficionado o restaurador pudiera soñar. Entre las joyas escondidas también se encuentran herramientas antiguas, juguetes y todo tipo de objetos relacionados con los automóviles.Fantástico estado del Ford Thunderbird 55.

Desafortunadamente, Larry falleció en 2018 dejando a su familia ante el abrumador descubrimiento de una de las mejores colecciones de coches históricos norteamericanos jamás encontrada en un garaje. Los automóviles han permanecidos a buen resguardo durante los últimos 30 años, encontrándose en unas condiciones bastante buenas. Aunque a la gran mayoría de ellos les fueron extraídas las baterías para evitar que se sulfataran y provocaran problemas y daños en otras piezas, el resto de la parte mecánica está completa en casi todos los modelos. También la pintura es la original de fábrica en la mayoría de ellos, algo muy apreciado por restauradores y coleccionistas ya que no es fácil encontrar carrocerías originales sin que hayan sido repintadas a posteriori.Unos de los Ford clásicos customizados de Larry Schroll.

Pues bien, esta colección va a ser vendida en una serie de subastas a partir del próximo 18 de abril, en primavera, verano y otoño de este año, aunque la familia también acepta las ofertas de compradores privados interesados en unidades o conjuntos de modelos. Para poder contemplar los coches, Matt Murray, gerente del canal de YouTube Iron Trap Garage está subiendo una serie de vídeos con los que dar a conocer esta serie de joyas de la automoción. De momento, ya hay dos de esos vídeos subidos a su canal y Murray asegura que publicará uno todos los domingos de aquí en adelante. La compañía encargada de realizar las subastas y a quien dirigirse en caso de tener un interés previo por alguna de sus unidades será Rentzel Auction Service.Interior del Ford Thunderbird 55.