Barça, Juventus, Sevilla y Chelsea, a octavos de Champions sin esperar

146

Los españoles Barcelona y Sevilla, la Juventus italiana y el Chelsea inglés se convirtieron este martes en los primeros equipos clasificados a los octavos de final de la Liga de Campeones, tras sus partidos de la cuarta jornada de la fase de grupos.

A falta de dos fechas para la conclusión de sus llaves, los cuatro clubes tomaron la vía rápida y aseguraron sin demora su presencia entre los dieciséis mejores del continente, decidiendo además todos los billetes de dos grupos (Barcelona y Juventus en el G, Chelsea y Sevilla en el E).

Con 12 puntos tras cuatro victorias en cuatro partidos, el liderato del grupo G es por ahora para el Barcelona, que este martes se divirtió en Ucrania, donde venció 4-0 al Dinamo de Kiev.

El joven Sergiño Dest abrió el marcador de disparo cruzado (52), Martin Braithwaite hizo el 2-0 (57) y rubricó de penal el 3-0 (70), antes de que Antoine Griezmann cerrara la victoria (90+2) azulgrana.

El triunfo del Barça confirma la doble cara del equipo este curso, entre la falta de brillo en la Liga española, donde el sábado cayó ante el Atlético de Madrid, y su camino perfecto en lo que va de Champions.

“Hemos cumplido nuestro objetivo, sobre todo hacer un buen resultado y clasificarnos para los octavos”, dijo el técnico barcelonista, Ronald Koeman, tras el partido.

A tres puntos de los catalanes está la Juventus, que sufrió para ganar en el descuento 2-1 en Turín al Ferencvaros.

“El equipo ha trabajado muy bien, faltaba un poco de efectividad en la primera parte, pero en la segunda parte hemos resuelto bien el partido con buen juego y marcando cuatro goles, estoy muy contento”, añadió.

A falta de dos jornadas para el final de la fase de grupos, el Barça sólo jugará por asegurar su pase como primero de grupo tras un partido aprovechado por Koeman para dar descanso a sus figuras, saliendo al campo con un conjunto plagado de habituales suplentes.

Tras dejar a Leo Messi en casa y a Antoine Griezmann en el banquillo de entrada, Braithwaite formó en la punta de ataque respaldado por Philippe Coutinho y Francisco Trincao, con el joven Pedri, ayudando en a distribución.

Las combinaciones de este trío de atacantes fue un constante dolor de cabeza para la zaga del Dinamo.

Este Barça de circunstancias, obligado también por la lesiones de hombre importantes, dominó a Dinamo de Kiev, que, desde el inicio dejó claro que sus opciones pasarían por cerrar líneas atrás y buscar la sorpresa al contraataque.