- Publicidad -

Primer periódico digital de La Vega

InicioInternacionalesAumentan a 1.037 muertos y 1.204 heridos en un terremoto de magnitud...

Aumentan a 1.037 muertos y 1.204 heridos en un terremoto de magnitud 7 en Marruecos

- Publicdad -

Gracias a Dios estamos bien toda la familia, pero hemos sufrido mucho y hemos pasado toda la noche sin dormir, en la calle». Todavía en pánico, así describía a EL MUNDO Mohamed F. la noche de pesadilla que se ha vivido en Marrakech en medio del seísmo más potente que se ha vivido en la historia reciente de Marruecos. El balance de víctimas mortales asciende a esta hora a 1.037 y 1.204 heridos, de los que 721 están graves.

La turística ciudad de Marrakech, a unos 320 kilómetros de Rabat, ha sido una de las zonas más afectadas, como también las provincias de Al Hauz, Uarzarzat, Azilal Chichaua y Tarudant, según el Ministerio del Interior marroquí. El movimiento telúrico alcanzó una magnitud de 7 y de 6,8 en la escala de Richter, según diversas fuentes. Se produjo a las 23.11 hora local del viernes, ya pasada la medianoche en la Península, donde también se dejó sentir la sacudida. Su epicentro se sitúa en la localidad de Ighil, a unos 80 kilómetros al suroeste de Marrakech.

Según los últimos datos difundidos este sábado por el Ministerio del Interior marroquí, la provincia con más fallecidos registrado es Al Haouz, -al sur de Marrakech y cercana al epicentro-, con 394 fallecidos, seguida de Taroudant (271 víctimas mortales), Chichaoua (91 fallecidos), Ouarzazate (31), Marrakech (13), Azilal (11), Agadir (5), Casablanca (3) y Al Youssufia (1).

- Artículos patrocinados -

La mayoría de las víctimas mortales de este terremoto, el más mortífero del país en más de seis décadas, se encuentran en las zonas montañosas del Alto Atlas, de difícil acceso para los equipos de rescate, y a las afueras de la turística Marrakech, la ciudad más cercana al epicentro.

Familiares lloran ante los cuerpos de las víctimas del terremoto en Moulay Brahim, provincia de Al Haouz, el 9 de septiembre de 2023. El terremoto más mortífero de Marruecos en décadas ha causado la muerte de al menos 820 personas, según informaron las autoridades el 9 de septiembre, provocando daños generalizados y haciendo que residentes y turistas aterrorizados se pusieran a salvo en mitad de la noche
Muertos por el terremoto en Moulay Brahim, provincia de Al Haouz.FADEL SENNA | AFP

De los 18.000 españoles residentes en el país vecino, por el momento no hay constancia de fallecidos ni de heridos, según ha informado el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares.

Terremoto en Marruecos Marrakesh

El fuerte temblor provocó escenas de pánico y los habitantes de la zona han pasado la noche al raso. «Sentimos una sacudida muy violenta y pronto me di cuenta de que era un terremoto», relataba a Afp Abdelhak el Amrani, que vive en Marrakech. En la famosa plaza de Jemaa el Fna, en el corazón de la villa ocre (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) un minarete se derrumbó y provocó heridos. La gran explanada que cada noche alberga a los encantadores de serpientes y los cuentacuentos, además de tenderetes y restaurantes, esta vez se llenó de gente que quiso ponerse a salvo bajo el cielo, escapando de las estrechas calles de la medina.

«Veía los edificios que se movían. No tenemos los reflejos para reaccionar en este tipo de situaciones. Salí y había mucha gente fuera. La gente estaba conmocionada. Los niños lloraban, los padres estaban desamparados», añade Amrani. Los estragos en la antigua ciudad vieja son importantes, con coches bajo los escombros y numerosos edificios derrumbados. También se han visto afectados lugares históricos. Toda la ciudad es presa de los escombros y el caos que ha dejado el terremoto.

Los medios marroquíes aseguran que es el seísmo más potente que ha vivido el país norteafricano. El Ministerio del Interior situó su magnitud en 7, mientras que el Servicio Geológico de EEUU lo midió en 6,8, indicando que se produjo a una profundidad de 18.5 kilómetros. El Gobierno marroquí ha asegurado que ha movilizado «todos los recursos necesarios para intervenir y ayudar en las zonas afectadas». El centro local de transfusiones de sangre lanzó un llamamiento para realizar donaciones, informa Efe.

Por instrucción del rey, Mohamed VI, se han desplegado las fuerzas armadas en las regiones afectadas, en especial Al Hauz, incluyendo medios aéreos. Equipos de rescate y salvamento y un hospital médico quirúrgico de campaña han sido enviados, según informa el medio local Le360.

La solidaridad internacional se ha hecho sentir desde las primeras horas de la catástrofe. El Gobierno de España con el presidente, Pedro Sánchez, a la cabeza expresó este sábado sus condolencias y solidaridad a Marruecos por el «terrible» terremoto. «Toda mi solidaridad y apoyo al pueblo de Marruecos ante el terrible terremoto registrado esta madrugada. España está con las víctimas de esta tragedia y sus familias», escribió en la red social X, antes conocida como Twitter, informó Efe.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, expresó su «conmoción» y puso a disposición de Marruecos la ayuda necesaria: «Francia está lista para ayudar con los primeros auxilios», señaló el mandatario, recién llegado a Nueva Delhi para asistir a la cumbre del G-20. Desde la capital india llegaron más muestras de solidaridad.

En redes sociales, los marroquíes han compartido numerosas fotos y vídeos en los que se ven edificios dañados y caídos, algunos con personas heridas o aparentemente muertas entre los escombros.

Varios edificios de la medina (ciudad antigua) de Marrakech resultaron dañados a causa del terremoto.

Khalid, residente en la medina, indicó que el minarete de la mezquita de Bab Ailan cayó al suelo a causa del temblor y también resultó dañada la entrada del templo.

Según testigos contactados por Efe, el temblor se sintió en localidades norteñas como Larache, a 550 kilómetros del epicentro, así como en Casablanca y Rabat, a 300 y 370 kilómetros, respectivamente, donde sus habitantes salieron a las calles en prevención de un posible segundo temblor.

Sofía Catalá, española residente en el centro de Marrakech, explicó a Efe que durante el terremoto «se empezó a mover el suelo como en un bombardeo». «Pensaba que se caía el edificio; está todo el mundo en la calle en pijama», añadió.

Artículos patrocinados

- Publicidad -
Publicaciones recomendadas
- Publicidad -