Adolescente promesa del baloncesto muere baleado en violencia desatada en Nueva York

125

Prometía mucho. Es difícil lidiar con la violencia sin sentido que plaga nuestras calles”, afirmó triste el entrenador escolar Nigel Thompson sobre la muerte el fin de semana en El Bronx de Brandon Hendricks, adolescente de 17 años considerado un potencial del baloncesto.

Según el reporte policial, recibió un balazo en el cuello alrededor de las 11:50 p.m. el domingo en Davidson Avenue y 176th St. Fue llevado de urgencia al Hospital St. Barnabas, donde lo declararon muerto.

Cuando estaba sangrando malherido, Hendricks pidió a un amigo que llamara a su “mamá”, dijo uno de sus compañeros de equipo al New York Post.

El joven estaba en una fiesta de cumpleaños en Morris Heights con amigos cuando sonaron los disparos, dijo Hammad Singleton, mientras describía sus últimos momentos.

“En un abrir y cerrar de ojos, mis amigos y yo (estábamos) huyendo”, dijo Singleton, de 18 años. “Me doy la vuelta y me dijo: ’Me alcanzaron’”.

“Lo agarré y le dije que no podíamos parar aquí porque hay más disparos… Se detuvo en los escalones y lo sentamos. Él comenzó a tambalearse y yo hablaba con él: ’Estás bien, hermano, ¿estás bien?’. Él dijo: ’Sí, estoy bien, estoy bien’.

Luego le pidió que llamara a su madre. “Simplemente cerró los ojos”, dijo Singleton. “No dijo nada más después de eso. Eso fue todo”.

Testigos dijeron a la policía que Hendricks “había estado involucrado en una disputa verbal” antes del tiroteo. Pero Singleton dijo que fue un espectador inocente en la balacera.

Hendricks era una estrella de baloncesto estudiantil que se había graduado en la secundaria “James Monroe” la semana pasada.

Chris Salgado, entrenador asistente de la secundaria Monroe, dijo que Hendricks había decidido ir a la universidad en West Hills College, en California.