Aclaran situación caretero El Bulle y el Casino Central de La Vega

941

La Vega.- En los últimos días, las redes sociales y algunos programas de televisión, se han hecho eco de una campaña emprendida por el señor José Lantigua Cruz, mejor conocido como Bule, en contra de una orden de desahucio proveniente de los organismos oficiales competentes, mediante la cual, la Directiva del Casino Central, Inc., NO EL ING. CESAR ARTURO ABREU F., por intermedio de su abogado el Lic. Alfry Gómez, le solicita al señor Bule la entrega del local que ocupa en el edificio propiedad legítima del Casino Central, Inc. En ese tenor y con la intención de edificar correctamente a la opinión pública, cúmplenos informar lo siguiente:
1. El señor José Lantigua Cruz nunca ha sido ni es inquilino del Casino Central, Inc.
2. En fecha 30 de septiembre del 2014, el Casino Central, Inc. alquiló al señor Elvis Francisco Abréu Núñez el local No.1 ubicado en la primera planta del edificio del Casino Central, localizado en el No.22 de la calle Profesor Juan Bosch de esta ciudad, por un monto de RD$5,000.00 mensuales, mediante un contrato debidamente legalizado y registrado.
3. El artículo 1 del referido contrato especifica textualmente:… “quien lo usará para depósito de mercancías ligeras EXCLUSIVAMENTE, NO PUDIENDO dedicarlo a otro uso, ni cederlo, ni sub-alquilarlo, ni en todo ni en parte, sin el previo consentimiento por escrito de EL PROPIETARIO. Tampoco podrá cederlo gratuitamente, ni por favor o por pura tolerancia admitir a ningún tercero, aún pariente, pueda habitar la casa alquilada”.
4. Al marcharse al extranjero el señor Elvis Francisco Abréu Núñez, en violación a lo anteriormente expuesto, introdujo ILEGALMENTE al señor Bule en el local de marras y obviamente es él el responsable de la situación creada.
5. Que desde el mes de diciembre del año 2017, el señor Abréu Núñez, ni nadie en su nombre, ha honrado el pago de los RD$5,000.00 mensuales de alquiler. Es decir, que ocupan el local desde hace más de 20 meses sin pagar el alquiler, contraviniendo el artículo 5 del contrato que otorga un plazo máximo de cinco días para realizar el pago del alquiler, una vez transcurrido el mes vencido.
6. Que tal y como puede apreciarse, el señor Bule es un OCUPANTE ILEGAL de un local que, conforme al artículo 1736 del Código Civil le es aplicable la notificación de desahucio, acción legal que el Casino Central, Inc., NO EL ING. CÉSAR ARTURO ABRÉU F., ha implementado.
7. Que en virtud de lo antes expuesto, la Directiva del Casino Central, Inc. institución actualmente en proceso de disolución, NO EL ING. CÉSAR ARTURO ABRÉU F., contrató los servicios del licenciado Alfry Gómez para que procediera a recuperar los activos de la institución para poder ejecutar su liquidación, conforme a la LEY 122-05.
8. Que desde hace varios meses se ha estado tratando de llegar a una solución amigable con el señor Bule, de manera personal y por la vía legal, teniendo como respuesta el haber hecho caso omiso a las invitaciones, lo que motivó a que EL ABOGADO DEL CASINO CENTRAL, INC. -NO EL ING. CÉSAR ARTURO ABRÉU F.- acudiera a las instancias legales establecidas para esos casos.
9. Que el señor Bule, de manera aviesa, falaz, desconsiderada y discriminatoria, ha tratado de involucrar al Ing. César Arturo Abréu F. de manera personal en el proceso que el Casino Central, Inc. le sigue a los ocupantes del local, lesionando el derecho a la justa fama que le asiste, cuando real y efectivamente -reiteramos- quien está ejerciendo la acción legal, amparada en todos sus derechos, es la Directiva del Casino Central, Inc., NO EL ING. CÉSAR ARTURO ABRÉU F.
10. Que ha sido la intención manifiesta de la Directiva del Casino Central, Inc., una vez cumplidos los requisitos legales, donar a la comunidad vegana, al través de los mecanismos de ley, el edificio de su propiedad, valorado en RD$30,000,000.00, para que en él sea instalada dignamente la Escuela de Bellas Artes, que actualmente funciona hacinadamente en los altos del edificio del correo de esta ciudad, al igual que contribuir para su remodelación, con un considerable aporte en efectivo, proveniente de la liquidación de sus otros activos, a fin de que decenas de estudiantes reciban dignamente el cultivo de las artes, a lo que obviamente y con su actitud, se opone el señor Bule, quien irónicamente es un asalariado de la Escuela de Bellas Artes, siendo justo consignar que los demás cinco ocupantes que tenían alquilado locales en el referido edificio, de manera voluntaria hicieron entrega al Casino sus respectivos locales para ser destinados al loable propósito de la enseñanza de las artes, siendo el señor Bule el único que se resiste a tales fines.
11. Que para el suscrito ha sido decepcionante y frustratorio, escuchar y enterarse en las redes de destempladas alusiones personales, sin investigar los hechos, atentatorios a su dignidad como persona humana, cuando en toda su trayectoria comunitaria, él se ha caracterizado por ser un propulsor y defensor de las mejores causas comunitarias, tomando esas personas partido en una causa con marcados visos de ilegalidad e inconsecuencias y aún más, por vía de consecuencia, oponiéndose a que la ciudad de La Vega cuente con una Escuela de Bellas Artes digna, cercenando a la vez la esperanza de decenas de jóvenes que anhelan cultivar las bellas artes en un ambiente decoroso. Es inconcebible que para beneficio de alguien que de manera consuetudinaria ha tenido por conducta comportarse de manera similar, asumiendo el rol de víctima, tal y como lo está haciendo ahora el señor Bule, es decir, ocupar inmuebles de los que ha tenido que ser desalojado por la fuerza pública como es el caso reciente del inmueble que ocupó por años, propiedad de los sucesores del señor Bolívar Pereyra, se violente y transgreda el derecho supremo del bien de todos, el bien común.
12. Finalmente, el suscrito quiere dejar claramente establecido que llevará hasta las últimas consecuencias por las vías que le garantizan la Constitución y las leyes, las acciones pertinentes para hacer valer su derecho a la justa fama. De manera particular advierte al señor José Lantigua Cruz, ante su persistencia de personalizar con mi nombre, con inconfesables propósitos, una acción legal que contra él ha emprendido el Casino Central, Inc., NO EL ING. CESAR ARTURO ABREU F., que se abstenga a las consecuencias de sus acciones.

En la ciudad de La Vega, a los ocho días del mes de septiembre del año 2019.

Ing. César Arturo Abréu F.
Ex-Presidente del Casino Central, Inc.