Ciudad del Vaticano, (EFE).- El funeral del cardenal Bernard Francis Law, sospechoso de encubrir a curas pederastas cuando era arzobispo de Boston (Estados Unidos) entre 1984 y 2002, se celebró este jueves en la basílica de San Pedro del Vaticano con el rito tradicional y la presencia del papa Francisco.

El rito comenzó a las 15.30 locales (14.30 GMT) y fue celebrado, como es habitual en los funerales de los purpurados, por el decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, junto a otros purpurados, arzobispos y obispos.

Al término de la misa, el papa Francisco se acercó al féretro para el rito de la “Ultima commendatio” y de la “Valedictio” y pronunció la oración en la que se pide que el fallecido reciba un “juicio misericordioso”.

Entre los presentes, el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolín, y otros purpurados como el estadounidense Raymond Leo Burke, y los italianos Tarcisio Bertone, Gianfranco Ravasi y Giuseppe Bertello.

También asistió la nueva embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede, Callista Gingrich, y su esposo Newt Gingrich, exponente del partido Republicano.

Sodano en su homilía no hizo ninguna referencia al escándalo y aseguró que dedicó toda su vida a la Iglesia y en otro momento añadió que “a veces a alguno de nosotros puede faltar a su misión”.

El cardenal estadounidense fue el principal acusado de encubrir algunos casos de abusos a cientos de menores entre 1984 y 2002 por parte de curas de la diócesis de Boston (Massachusetts), una historia que volvió a ser actualidad con la película “Spotlight” (2015).

Tras conocerse el escándalo, Law se vio obligado a presentar su dimisión como arzobispo de Boston, pero Juan Pablo II lo envió a Roma y en 2004 le nombró arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor.