Golden State Warriors volvió a vencer a Cleveland Cavaliers en el Oracle Arena y gobierna la final de la NBA por 2-0. Los campeones defensores ganaron 122-103 con otra noche magnífica de Stephen Curry. Los de LeBron James deberán buscar descontar en próximo miércoles, cuando jueguen en condición de local.

Su máxima figura, Stephen Curry volvió a ser la pieza clave al aportar 33 puntos y marcar un récord histórico en finales: 9 triples. Además, brindó 8 asistencias y capturó 7 rebotes.

Asimismo, Kevin Durant, repitió los 26 puntos del primer partido (más 9 rebotes y 7 asistencias), mantuvo su excepcional racha de anotar 25 puntos o más en cada uno de los 12 partidos de Finales que ha disputado a lo largo de su carrera. Solo dos jugadores en la historia lo hicieron previamente: Shaquille O’Neal (21 partidos) y Jordan (20 partidos). Klay Thompson (20), cerró el podio de los ganadores.

En el punto de mira estuvo de nuevo LeBron James, que venía de registrar la mayor anotación de su carrera (51 puntos) en las eliminatorias por el título. Ningún otro jugador había alcanzado los 50 puntos en unas Finales desde que lo lograra Michael Jordan en 1993. En ese partido, James firmó su encuentro de playoffs número 109 con 30 o más puntos, igualando el récord en posesión del propio Jordan.

Sin embargo, esta vez James estuvo más controlado y sumó 29 puntos (13 asistencias y 9 rebotes), seguido por Kevin Love (22 y 10 rebotes) y George Hill (15), como los más anotadores.

El fortín del Oracle Arena se mantuvo una noche más casi inexpugnable y dejó la marca de los Warriors en 10-1 en estas eliminatorias por el título.

Dejar respuesta