El viejo, famoso y manoseado “maleficio de segundo año” es una frase inexistente en el diccionario de Karl-Anthony Towns.

El centro de segundo año de los Timberwolves de Minnesota se encamina con pasos firmes a firmar su primera temporada con promedios de 20-10 en puntos y rebotes, respectivamente.

El jugador de 7 pies y 244 libras tiene averages ofensivos de 22.1 tantos y 11.4 rebotes aunque su actuación en el tabloncillo no ha servido para poner a su club en la ruta hacia la clasificación.

Entre los centros de la liga, el hijo de dominicana y estadounidense es primero en anotación (22.1), tercero en asistencias (2.5), cuarto en porcentaje de lances de tres (33%), quinto en rebotes y porcentaje de lances libres (79%) y octavo en lances bloqueados (1.4).

Anotó 17 puntos con 18 rebotes, cinco asistencias, un bloqueo y seis pérdidas de balón en una victoria sobre los Hawks en Atlanta 92-84 el miércoles.

Tuvo 28 puntos, anotando 11 de 18 lances de campo, y atrapó 15 rebotes para su octavo doble-doble seguido en el triunfo del pasado lunes 115-108 sobre los Suns de Phoenix.