CARACAS.- Con el respaldo de la comunidad internacional,  miles de  venezolanos han salido a las calles este sábado para mostrar el respaldo al presidente encargado Juan Guaidó y  protestar contra el presidente en disputa, Nicolás Maduro.

Este  sábado, Maduro también celebra un mitin para conmemorar el vigésimo aniversario de la primera toma de posesión del presidente socialista Hugo Chávez en 1999.

A través de su cuenta en Twitter, Guaidó hizo un llamado a nivel mundial para “reencontrarnos en las calles”.

​Un día antes, Guaidó pidió a  todos los venezolanos en el mundo que se unan a la manifestación porque “un venezolano es un venezolano con plenos derechos esté donde esté y también pueden ejercer sus derechos por la libertad en Venezuela”.

Las protestas en cada ciudad del mundo buscan lograr el “cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres”, señaló Guaidó.

Del mismo modo, Guaidó señaló que van a mostrar en las manifestaciones su agradecimiento a los países que ya lo han reconocido como jefe de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela, como Argentina, Canadá, Perú, Reino Unido, y a los países que todavía no lo han hecho, como México y Uruguay, para que vean que “nuestro proceso es democrático, constitucional y busca el bienestar de nuestra gente”.  También pidió a la comunidad internacional “ayuda” con la emergencia humanitaria en su país.

Las movilizaciones están destinadas a mantener la presión después de que Washington reconociese a Guaidó como presidente legítimo y emitiese sanciones que probablemente debiliten aún más a la potencia petrolera de la OPEP.

Washington impuso amplias sanciones a la petrolera estatal PDVSA en el desafío financiero más difícil hasta ahora para Maduro, ya que el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, busca abiertamente que abandone el poder.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, dijo en un mitin en Florida el viernes que el tiempo para el diálogo había terminado y que todas las opciones estaban sobre la mesa.

Venezuela sufre de hiperinflación, escasez de productos y una migración masiva de ciudadanos a países latinoamericanos vecinos, una situación que probablemente empeorará a corto plazo con las nuevas sanciones.

Guaidó juró como presidente interino el 23 de enero en un desafío directo al gobierno de Maduro y rápidamente ganó el respaldo de los países de la región, pero aún no tiene control sobre las instituciones estatales ni sobre ninguna función de la gobernanza diaria.

Envió cartas a Rusia y China, los principales acreedores y aliados del gobierno de Maduro, diciendo que un cambio de gobierno redundaría en beneficio mutuo