En electrizante final, Takuma Sato se convirtió en el primer piloto japonés en conquistar las 500 Millas de Indianápolis, luego de resistir el embate del brasileño Helio Castroneves, la tarde del domingo en el Autódromo de Indianápolis por el campeonato de la Serie IndyCar.

El novato Ed Jones ocupó el tercer lugar y Max Chilton el cuarto.

Los ochos latinos que tomaron la partida en la 101 edición de la mítica carrera cumplieron destacada actuación. Luego de Castroneves, las mejores ubicaciones fueron para su compatriota Tony Kanaan, quien llegó quinto; los colombianos cumplieron gran actuación: Juan Pablo Montoya quedó sexto, Gabby Chaves noveno, Carlos Muñoz décimo y Sebastián Saavedra 15to.

Todos ellos completaron las 200 vueltas de la carrera. Chaves tuvo su mejor ubicación en tres actuaciones en la Indy 500, mientras Saavedra igualó su mejor llegada del 2014 en seis presencias en esta prueba.

“Hice todo lo posible por superar a Sato y en los tramos finales de la carrera pude pasarlo y tomar la punta, pero no me alcanzó”, comentó Castroneves, quien reside en Fort Lauderdale y esta temporada celebra sus 20 años como piloto en la Serie IndyCar. “Tuve suerte porque en uno de los accidentes de la carrera el coche de Scott Dixon voló por encima del mío y gracias a Dios pude maniobrar por instinto y evitar el contacto”.