Venezuela. En un intento por incrementar sus poderes de facto en Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro absorbió las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional, en lo que es visto como el paso final de un gradual “autogolpe” ejecutado a cámara lenta que incrementa la inestabilidad política y los riesgos de violencia en el país.

En respuesta, la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una reunión de emergencia de su Consejo Permanente para tratar de nuevo la crisis venezolana.

La medida adoptada el miércoles por la noche por Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) controlado por el chavismo, que emitió un dictamen donde se atribuía las funciones del Parlamento, fue denunciada alrededor del mundo y por la Asamblea Nacional como un autogolpe, al tiempo que la oposición convocó a masivas protestas para el fin de semana.

“En Venezuela Nicolás Maduro dio un golpe de Estado”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, quien instó a la Fuerza Armada a no “seguir callada frente a la ruptura de la Constitución”.

“Sabemos que la inmensa mayoría de los oficiales […] están en contra del caos que sucede en Venezuela”, sostuvo Borges, dirigente del partido Primero Justicia.

Desde Washington, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, coincidió.

“Denuncio auto-golpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional #Venezuela”, escribió Almagro en su cuenta de Twitter.