Santo Domingo.- Los abogados Cándido Simón y Remberto Pichardo expresaron que el expediente del robo de una avioneta en 2011 contra el exteniente John Emilio Percival Matos se cayó por insuficiencia de pruebas.

Cándido Simón, que defendió a Percival Matos hasta las medidas de coerción, dijo que el expediente fue mal estructurado.

Sostuvo que hubo fallas en las pruebas de la trazas de la avioneta, en el registro de las llamadas y  también problemas sobre la propiedad de la aeronave.

Cándido Simón aseguro que no hubo pruebas que incriminarán al exteniente John Emilio Percival Matos en el robo de la avioneta en 2011 y que los fiscales se manejaron más hacia los medios de comunicación que en el sistema de justicia.

Cánido Simón, que inició la defensa, y a Remberto Pichardo, que lo continuó, a propósito de la muerte este miércoles del exteniente John Emilio Percival Matos, buscado por encabezar una banda que asaltaban bancos, como parte de su prontuario delictivo, que inició con la acusación del robo de la avioneta en 2011 del hambar del Aeropuerto Internacional La Isabela (Joaquín Balaguer), en Santo Domingo.

Remberto Pichardo coincidió con Cándido Simón de Percival Matos fue absuelto porque no se presentaron pruebas en su contra en el robo de la avioneta.

 

Dijo que no se mostraron evidencias sobre las llamadas, los vuelos, la propiedad de la aeronave, de Punta Canta, y la visita del Percival Matos al aeropuerto con pilotos para robárse la avioneta.

 

Sobre el vuelo de la avioneta a llevar droga entre la frontera de Venezuelal y Colombia, eso no se demostró ni se presentaron pruebas, según los juristas.

 

Agregó que inclusiva miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad de Aviación Civil (CESAC) dijeron que Percival Matos entró y salió solo al hangar del aeropuerto La Isabela, por lo que no entró con pilotos para robársela aeronave.

 

Remberto Pichardo indicó que en el expediente sólo había una foto de la avioneta en la pista y que los fiscales no sustentaron ni estructuraron bien el expediente.

 

Precisó que la teoría de caso y las investigaciones carecieron de pruebas.

 

 

 

Los abogados Cándido Simón y Remberto Pichardo manifestó que además no hubo de parte de los propietarios de la avioneta que mantuviera con pruebas la acusación contra el malogrado exteniente del Ejército, John Emilio Percival Matos.