El presidente del Consejo Nacional de Unidad Sindical (CNUS) y el secretario general de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC) coincidieron ayer en que el proyecto de reforma de la ley 87-01, de Seguridad Social planteado por el Poder Ejecutivo contiene más aspectos positivos que negativos.

Rafael (Pepe) Abreu y Gabriel del Río Doñé expresaron por separado que la pieza, que es objeto de discusión por los distintos actores que componen el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS), ha sido una exigencia del movimiento sindical y de otros sectores de la sociedad que reclaman la adecuación y mejora de la normativa, vigente desde hace dieciséis años.

Según el presidente del CNUS, Rafael (Pepe) Abreu, existen sectores interesados en dejar las cosas tal y como están para continuar haciendo de la salud, los riesgos laborales y el sistema previsional y de pensiones un lucrativo negocio.

“Ahora uno ve a muchísima gente haciendo oposición a la posibilidad de que la ley se modifique y cualquiera se confunde, porque cualquiera cree que están defendiendo a alguien, y no es defendiendo a nadie, es defendiendo sus intereses”, manifestó Abreu.

Señaló que existe una serie de cuestiones por resolver pero que “la gente que ha manejado eso como negocio no quieren que se haga”, resalta el sindicalista.

En ese sentido, ve con buenos ojos que la iniciativa del Ejecutivo contemple la imprescriptibilidad de los derechos a pensiones por sobrevivencia, que actualmente expiran a los dos años, la afiliación de dependientes hasta el tercer grado de consanguinidad en el Régimen Contributivo, las restricciones al veto absoluto de que disponen empleadores y trabajadores y la puesta en marcha de la atención primaria, entre otros puntos.

Por su parte, Del Río Doñé considera positivo que se contemplen multas para obligar a las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) a brindar sus servicios con eficacia y la finalización definitiva de la existencia del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

“En sentido general, la ley recoge gran parte de los aportes que los trabajadores hemos citado, y esperamos que esa ley pueda salir lo más pronto posible”, dice.

“Torre de Babel”

Pepe Abreu narra que la última reunión celebrada el pasado 20 de febrero en el Palacio Nacional para discutir la pieza, fue como una especie de “Torre de Babel”, en donde todos los actores involucrados expresaron puntos de vista discordantes, al punto de que la reunión concluyó sin un mínimo acuerdo.

Por esa razón, Abreu considera que si en verdad el Gobierno quiere mejorar el sistema de Seguridad Social para acercarlo a la población no puede esperar a tener un consenso absoluto con todas las partes. “A alguien habrá que afectar”, advierte.

Atención primaria es requisito

Rafael (Pepe) Abreu también recordó a la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip) que la atención primaria es un requisito para cualquier sistema de Seguridad Social, la cual persigue organizar la atención en salud.