El Gobierno cubano guarda de momento silencio ante los cambios en la política de Estados Unidos hacia la isla anunciados hoy por el presidente de ese país, Donald Trump, quien ha dado marcha atrás en algunas de las medidas impulsadas por la administración de Barack Obama.

Aunque en las redes sociales altos funcionarios cubanos y empresas estatales han mostrado su rechazo a la decisión de Trump bajo la etiqueta #Cubaesnuestra, el Ejecutivo de Raúl Castro no ha realizado ningún comunicado oficial.

Además, el ministro de Relaciones de Exteriores de la isla, Bruno Rodríguez, se encuentra fuera del país, ya que inició ayer una gira europea que incluye paradas en Turquía, Eslovaquia, Austria, Italia y El Vaticano.

  1. Tras la llegada del magnate republicano a la Casa Blanca, el Gobierno cubano había tendido la mano a la nueva administración para continuar con el acercamiento diplomático iniciado con Obama en diciembre del 2014, aunque había insistido en que los asuntos internos de la isla no estaban sobre la mesa de diálogo.