El pleno del Senado aprobó anoche el polémico proyecto de Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos en segunda lectura y con 23 votos a favor de una matrícula de 30 legisladores presentes, el cual incluye la modalidad de primarias abiertas y simultáneas para la selección de las candidaturas, lo que sería inconstitucional, según diversos sectores de la sociedad incluido al expresidente Leonel Fernández.

El proyecto de ley fue el único tema de la agenda de la sesión del Senado celebrada ayer. Los legisladores ya habían aprobado la pieza en primera lectura el día 11 del presente mes.

Durante la lectura de la pieza a cargo del secretario del hemiciclo, Prim Pujals Nolasco, muy pocos de los senadores presentes estaban prestando atención a la lectura del proyecto, aunque la mayoría tenía bien definida la intención de votar favorable al informe presentado por la Comisión Especial que estudió el mismo.

En los debates los senadores “danilistas” que favorecieron la aprobación de la pieza con primarias abiertas incluidas, centraron su discurso en acusar a los que se oponen a esta modalidad, de actuar con doble moral.

Al someter a votación la pieza, los legisladores “leonelistas y perremeístas” que en la sesión pasada se habían retirado del hemiciclo, se mantuvieron en sus curules, pero no votaron por la misma.

No votaron por el proyecto de ley los senadores “leonelistas” José Rafael Vargas, Amarilis Santana, Manuel Güichardo, Prim Pujals Nolasco y Dionis Sánchez. Tampoco votaron los “perremeístas” Santiago Zorrilla y José Ignacio Paliza. Estuvieron ausentes los senadores Euclides Sánchez y Félix Bautista.

Ley de Partidos

El proyecto de ley, que en lo adelante, pasará a la Cámara de Diputados para su discusión, dispone que la celebración de las primarias abiertas y simultáneas se realicen con el padrón de la Junta Central Electoral (JCE).

En cuanto al porcentaje de reservas de las candidaturas, expresa que las altas direcciones de los partidos podrán reservarse un 20% de las candidaturas, y que deberán ser inscritas en igual condiciones que los candidatos elegidos en el proceso de primarias abiertas y simultáneas.

Sobre los recursos para organizar las primarias por los partidos políticos, “estos serán deducidos previo acuerdo con las organizaciones políticas, del aporte económico que proporciona el Estado a los partidos, independientemente de los que otorga la JCE en naturaleza logística”.

También dispone que se distribuirá el 80% de los recursos económicos entre los partidos que hayan alcanzado más del 5% de los votos válidos en la última elección; un 12% entre todos los partidos que alcancen un 1% y menos del 5% de los votos válidos, y el uno por ciento de los votos válidos obtenidos en la última elección. Establece, además, que las primarias, como mecanismo de elecciones internas, sustituirán las asambleas de electores y convenciones de delegados, que deberán ser abiertas, simultáneas y bajo la organización de la Junta Central Electoral que utilizará el registro o padrón electoral nacional.