La segunda tormenta invernal en azotar el noreste de Estados Unidos en menos de una semana provocó fuertes nevadas este miércoles en distintas zonas del país en donde decenas de miles de personas seguían esperando la restauración del servicio eléctrico, consecuencia de la tormenta anterior.

Cuarenta y ocho millones de personas desde Maryland hasta Maine tuvieron que soportar fuertes nevadas, y hasta truenos, como parte de un sistema que se inició del otro lado de Estados Unidos, en la costa oeste a fines de la semana pasada

La tormenta provocó el cierre de escuelas, negocios y oficinas gubernamentales. Miles de vuelos también se vieron afectados y aumentaron los temores de otra ronda de árboles caídos y de apagones conforme avanza por la costa este del país.