La ‘Catedral’ del tenis volvió a disfrutar y de lo lindo con Roger Federer y Rafa Nadal en su 40º capítulo de su legendaria rivalidad. El suizo, más solvente y acertado hoy, se impuso al balear en cuatro sets (7-6(3), 1-6, 6-3 y 6-4) y tras más de tres horas de partido.

Demostró, con creces, merecer su plaza en la final de Wimbledon del próximo domingo que le enfrentará al actual número uno, Novak Djokovic. Fue el mejor de los dos.

El manacorí, que luchó hasta el último intercambio como es habitual en él, vuelve a quedarse a las puertas de la última ronda como el pasado año, cuando cayó a manos del serbio.

Dejar respuesta