El Gran Premio de Azerbaiyán no decepcionó a nadie. Desde los primeros compases se convirtió en un duelo de titanes, luchando contra las circunstancias más adversas e inesperadas.

Lo que parecía una carrera cómoda para Lewis Hamilton y Sebastian Vettel fue al final una lucha sin cuartel, debido a las múltiples incidencias que se fueron produciendo, que tuvieron una incidencia directa en el resultado final.

La victoria fue para el australiano Daniel Ricciardo, que había partido desde la décima posición, y el segundo puesto se lo adjudicó el piloto de Mercedes Valtteri Bottas, que en la línea de meta adelantó a un impresionante Lance Stroll.

Fernando Alonso sacó rendimiento de todas las circunstancias y se erigió en el noveno clasificado, por detrás justo de Carlos Sainz que le adelantó en las últimas vueltas. Fueron los primeros dos puntos del asturiano y de McLaren. Vettel acabó cuarto y Hamilton quinto, con lo que la diferencia del alemán aumenta en dos puntos.