La Vega. El proyecto de construcción de un nuevo mercado para alojar a 200 vendedores afectados por un incendio y que obligó a improvisar puestos a la entrada de la ciudad, prácticamente se mantiene estancado. Así lo manifestaron algunos vendedores.

A escasos días del siniestro ocurrido el 29 de mayo del 2016, el presidente Danilo Medina se presentó al lugar y junto a alcalde electo Kelvin Cruz asumieron la construcción del nuevo local. El fuego fue causado por la explosión de un cilindro de gas propano y dejó pérdidas millonarias a los medianos y pequeños comerciantes.

El mercado que resultó afectado está ubicado en pleno centro comercial de La Vega, entre las calles Juana Saltitopa, Núñez de Cáceres y Duvergé. Desde entonces, y tras el desalojo, los buhoneros esperan por la agilización de los trabajos. El espacio permanece cercado con zinc.

Luis Alberto de la Cruz llevaba siete años laborando como cargador en un puesto de venta de plátanos y yuca, pero con la salida de los vendedores a un nuevo lugar, se le dificulta poder desplazarse hasta la entrada de la ciudad, por lo que sobrevive haciendo mandados a los vecinos. A pesar del traslado, muchos vendedores mantienen ocupadas las calles que bordean el mercado, exponiendo sus mercancías en puestos improvisados en suelo.

Mientras que José Delgado, quien opera un puesto de venta de yuca y plátano, se quejó de la lentitud de los trabajos. Teme que cuando esté listo el local, los buhoneros que no fueron trasladados al mercado improvisado, no sean luego acogidos en la nueva edificación. Los vendedores del mercado improvisado también esperan que agilicen los trabajos, debido a que se encuentran hacinados.

Dejar respuesta