La gran victoria (118-109) con la que debutaron los Raptors de Toronto en sus primeras Finales de la NBA ante los actuales bicampeones de esta liga, los Warriors de Golden State (1181-109) les coloca en la posición “idónea” de seguir ganadores en el Segundo Partido que van a disputar este domingo.

Mientras que los Warriors necesitan recuperar cuanto antes el nivel de equipo campeón si no quieren llevar a su campo del Oracle Arena la presión de estar abajo 0-2 en la serie al mejor de siete.

Tras concluir las ligeras sesiones de entrenamientos y tiros a canasta que tuvieron ambos equipos durante la jornada del viernes, el ambiente era de “confianza” por parte de los Raptors y de “preocupación” entre los Warriors, especialmente después de confirmarse que su alero estrella Kevin Durant seguirá de baja.

“Durant no va a jugar con nosotros en el segundo partido porque todavía no está listo”, declaró el entrenador de los Warriors, Steve Kerr. “Su lesión es de las que no se puede salir al campo con dolores o sin estar completamente recuperado, porque te puedes romper y queremos tenerlo en esta serie”.

La ausencia de LeBron James y un equipo de la costa Este fue la combinación perdedora para la cadena de televisión ESPN que tiene los derechos de trasmisión

Su ausencia pesó como una losa a ambos lados del campo, donde los Warriors no pudieron controlar las jugadas decisivas tanto en ataque como en defensa, especialmente a la hora de cubrir el perímetro.

Los Raptors, que tuvieron que esperar 24 años a poder disputar sus primeras finales, desde el inicio mostraron toda la confianza que podían competir y luchar por el triunfo en igual de condiciones que los bicampeones de liga.

“Todos incluidos los aficionados, que son sensacionales y su apoyo nos ayudó a hacer un gran partido, que esperamos se repita en el segundo, declaró el ala-pívot camerunés Pascal Siakam, que protagonizó se mejor actuación en los playoffs con 32 puntos.

Mientras que el alero estrella Kawhi Leonard, que ya tuvo la experiencia de vivir momentos de frustración con las remontadas que protagonizaron los Warriors en los duelos con los Spurs de San Antonio, su exequipo, dijo que lo más importante del primer partido había sido demostrar al equipo rival que eran “humanos” y podían perder.

Dejar respuesta