El ministro de Agricultura, Osmar Benítez, informó este jueves que el proyecto “La Cruz de Manzanillo” recuperó la certificación orgánica, lo que permitiría incorporar unas 13 mil toneladas adicionales de la fruta que produce al mercado internacional.

Benítez anunció que el proyecto recuperó su estatus de finca orgánica, al pasar de tener 627 tareas certificadas a unas 7, 500, las cuales fueron avaladas por la empresa de origen alemán KIWA BCS.

La entidad obtuvo nuevamente la certificación luego de perderla en 2015.

De acuerdo al funcionario, se estima que para el año próximo se incorporarán unas 1,200 tareas más.

“Esto ha sido producto de un equipo que se ha enfocado a través del trabajo, fortaleciendo el sistema de riego con unos 45 mil galones adicionales por minuto, la instalación de un sistema de pre-aviso biológico, programas de fertilización, la creación de una fábrica de abono orgánico con capacidad de 800 quintales, entre otras iniciativas que están contribuyendo a que el proyecto se convierta en un ejemplo de empresa exportadora con capital público”, dijo.

Benítez indicó que en tres meses el proyecto pasó de vender 450 mil pesos semanales a más de 2 millones de pesos y que se está trabajando para la recuperación de las áreas baldías dentro del proyecto, estimando que de ellas serán incorporadas unas 13 mil nuevas para la producción del año próximo.