El procurador general de la República, Jean Rodríguez, advirtió que dejar en libertad o sin ninguna coerción a los 10 imputados del caso Odebrecht que apelaron la medida impuesta por el juez Francisco Ortega Polanco, obstaculizaría la continuidad de las investigaciones.

Destacó que ese riesgo fue entendido por el juez de la instrucción especial de la Suprema Corte de Justicia, al emitir la medida cautelar  de prisión preventiva para ocho imputados, arresto domiciliario para dos, así como garantía económica e impedimento de salida para los tres legisladores involucrados.

El procurador dijo esperar que los jueces que integran la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, entiendan que para proteger las pesquisas del caso Odebrecht resulta indispensable mantener en prisión a los imputados que han apelado la sentencia judicial.

Enfatizó que la medida de coerción “es una prueba irrefutable del buen trabajo realizado por el Ministerio Público en este caso de los sobornos pagados por Odebrecht” y dijo que está en manos de los jueces que integran la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, “decidir si protegen la investigación o dejan que la misma corra el grave riesgo de verse afectada por maniobras que puedan realizar los imputados”.

El jefe del Ministerio Público reveló que la Procuraduría se ha enfocado en profundizar y ampliar más las investigaciones en el plano internacional, indicando que para ello cuentan con apoyo del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el Ministerio Público Federal de Brasil, así como también de autoridades de otras naciones europeas y latinoamericanas.