El presidente mexicano Enrique Peña Nieto endureció su tono el miércoles ante las medidas del jefe de la Casa Blanca y reprobó la decisión de Donald Trump de construir un muro en la frontera entre EEUU y México.

Peña Nieto insistió en que México no pagará por el muro y anunció el reforzamiento de las medidas consulares para apoyar a los mexicanos en territorio estadounidense.

“Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que, lejos de unirnos, nos divide”, afirmó en un mensaje televisado por la noche, para luego asegurar que México “ofrece y exige respeto”.

El mandatario hizo este pronunciamiento después de que Trump firmara dos decretos para, entre otras cosas, extender la barrera fronteriza, una promesa que hizo desde la campaña, y crear nuevos centros para detener a los inmigrantes que carezcan de autorización para estar en su país.

Sin embargo, aunque diversos actores políticos mexicanos se pronunciaron para que Peña Nieto cancelara su reunión con el líder estadounidense el 31 de enero en la Casa Blanca, el presidente no aclaró si acudirá o no a la cita.

Solo dijo que consultará, entre otros, al Senado antes de tomar una decisión.