El presidente Danilo Medina observó esta tarde el Código Penal aprobado por el Congreso Nacional la semana pasada, por haber penalizado de forma absoluta la interrupción del embarazo.

En una comunicación enviada al presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, el mandatario dice que reafirma su compromiso de cumplir el artículo 37 de la Constitución que habla del respeto a la vida, pero indica que no puede dejar de plantearse qué hacer ante “situaciones extremas que afectan seriamente la dignidad, al integridad y la propia vida de la mujer cuando se trata de circunstancias excepcionales”.

Medina defiende la interrupción del embarazo cuando fuese resultado de una violación o incesto, o cuando la vida de la madre corra peligro y cuando se determine clínicamente que el feto contiene una deformación que haga inviable la vida del concebido.

“Se trata de circunstancias extremas, lamentables, pero que ocurren en la vida diaria. A lo cual nosotros como representantes legítimos del pueblo debemos dar respuestas de conformidad con la Constitución y con nuestros propios valores”, dice uno de los párrafos de la carta enviada.

Además, dice que las observaciones propuestas no tienen como finalidad imponerle a la mujer embarazada en tales circunstancias extremas la obligación de elegir la interrupción del embarazo, “sino permitirle en condiciones de salubridad y seguridad para su vida decidir sin temor de que la sanción penal se añada am la tragedia que ya ha tenido que vivir”.