SANTO DOMINGO.- En una ceremonia encabezada por el presidente Danilo Medina, quedó formalmente inaugurada este jueves la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2018 dedicada al fallecido escritor Lupo Hernández Rueda

El evento, se desarrollará hasta el 30 de abril de este año en la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte y que tiene como País Invitado de Honor a Guatemala.

El acto inaugural se efectuó en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, y contó con la presencia de la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández; el ministro de Cultura, Pedro Vergés, la directora de la FILSD, Ruth Herrera, así como de otros funcionarios, miembros del cuerpo diplomático, escritores e intelectuales.

El ministro Pedro Vergés tuvo a su cargo el discurso central, en el que valoró el interés que ha puesto el Estado dominicano en apoyar con una inversión millonaria año tras año la celebración de esta manifestación literaria y cultural. El funcionario también habló sobre los cambios que en su gestión ha experimentado la FILSD, cuyas tres últimas han sido organizadas bajo un régimen austero, alcanzando ahorros que ascienden a 53 millones si se compara esta edición de 2018, organizada a un costo de 82 millones de pesos con la de 2015 que ascendió a RD$150 millones.

Vergés también habló de la organización de la feria, que incluye el cambio de casetas, reducción del número de actividades.

“Sus tradicionales casetas de tela serán sustituidas por otras de material más duradero y resistente que tendrán un diseño en concordancia con lo que deseamos, y serán más confortables y prácticas.

“Las 35 que acabamos de instalar son el inicio de un proceso que esperamos culminar el que viene, si Dios lo permite variando el aspecto del conjunto”, expresó.

El funcionario Vergés dijo que la Feria Internacional del Libro “es en la actualidad un claro referente regional y nuestro objetivo es afianzar ese logro y fortalecerlo al máximo.-

El ministro de Cultura manifestó que la Feria puede y debe ser, en un país como el nuestro, además de una escuela, un atractivo para aquellos que quieran vernos desde otra perspectiva, que no son pocos.