SANTIAGO ROPDRÍGUEZ.-El Presidente de la Conferencia Episcopal Dominicana, su Eminencia Reverendísima, Monseñor Diómedes Espinal León, pidió aquí a Dios y a la Virgen de Las Mercedes tener piedad con la República Dominicana y las familias más desposeídas, y exigió, además, que los corruptos sean sancionados.

Aboga porque en el país deben haber menos  pobres y menos corruptos.

Consideró que a todas las personas acusadas de corrupción se les debe aplicar todo el peso de la ley, si son encontradas culpables.

Elevó plegarias a la Virgen de Las Mercedes que en su condición de patrona del pueblo dominicano a fin de que mueva los corazones, la conciencia e ilumine a todos los que tienen responsabilidades para que busquen la igualdad y no haya tanta desigualdades, abusos, corrupción, impunidad y que veamos lo que podemos hacer si nos unimos todos buscando un mismo ideal que sea el bien común donde nos sintamos dominicanos.

Espinal León, actual responsable de coordinar las actividades de los obispos en el país, consideró que a los funcionarios vinculados a actos de corrupción deben ser seriamente sancionados como está contemplado la ley, que sea para todos sin excepción.

Cree que todo el que haya cometido un delito sea por mucho o poco que se castigue como manda la ley.

El purpurado deplora la indiferencia de autoridades locales, regionales y nacionales ante las demandas sociales enarboladas por los ciudadanos, pero que éstos no hacen caso.

Entiende que lo que produce el país es para todos, no para un grupito.

Espinal León, es además, el Obispo de la Diócesis de la Región Noreste integrada por las provincia Valverde, Montecristi, Dajabón y Santiago Rodríguez, afirma que hay males en el país que la gente reclama a diario a grito que se solucionen, sin embargo, nadie le hace caso.

La autoridad religiosa entrevistado al terminar la concelebración de la misa en la iglesia Las Mercedes del sector Los Tomines y en el marco de las fiestas patronales en honor a la patrona de la República Dominicana.

A la actividad asistieron decenas de devotos y la única autoridad de la provincia que estuvo presente fue el diputado del PRM, Nicolás López.

Mientras que en el aspecto social acudió la reina de las fiestas patronales, Sthepany Polanco Leclerc y varias miembras de su séquito.

Las actividades terminaron con corrida de burros, de bicicletas y la clausura fue con en el parque profesor Juan Rosado Capellán amenizada con los hermanos Rosario.